Unas cartas revelan la íntima relación de Juan Pablo II con una mujer

Noticias

Unas cartas revelan la íntima relación de Juan Pablo II con una mujer

El papa Juan Pablo II.

Foto: Franco Origlia/Getty Images

El papa Juan Pablo II mantuvo a lo largo de 32 años una íntima relación con una mujer casada en la que ambos se expresaron un cariño mutuo y que aparentemente torturó el alma del fallecido pontífice.

Esa larga amistad entre Karol Wojtyła y Anna-Teresa Tymieniecka quedó plasmada en las cientos de cartas que ambos se enviaron a lo largo de tres décadas y que la BBC reveló el lunes en un reportaje especial que ofrece una nueva perspectiva acerca de la vida personal del papa polaco.

No hay nada en la intensa correspondencia que indique que la relación llegó a ser física o que Juan Pablo II violara el celibato al que están obligados los sacerdotes católicos, pero sí descubre la profunda estima que el entonces cardenal de Cracovia sentía por Tymieniecka, una profesora de filosofía polacoestadounidense por la que expresó sentimientos que parecen ir más allá de la amistad.

FOTOS y VIDEO: El papa Francisco proclama santos a Juan XXIII y Juan Pablo II

"Ya el año pasado buscaba responder a estas palabras, 'te pertenezco', y finalmente , antes de dejar Polonia, encontré una manera: un escapulario", escribe el cardenal Wojtyla en una carta acerca de un preciado escapulario de su familia que regaló a su amiga. "[Me permitirá] aceptarte y sentirte en todas partes, en todo tipo de situaciones, estés cerca o muy lejos".

Siempre según los autores del reportaje, la relación empezó en 1973 cuando Tymieniecka se puso en contacto con el futuro papa en relación a un libro de filosofía que la profesora había escrito. Ambos tenían cosas en común, como su nacionalidad y el haber sobrevivido a la brutal ocupación alemana durante la II Guerra Mundial, además de su interés por el mundo del pensamiento.

Tarjeta de Papa Juan Pablo II (para adentro - carta)
JANEK SKARZYNSKI/AFP/Getty Images

Tarjeta de Papa Juan Pablo II.

Mientras Wojytla se había quedado en Polonia y escalado en la jerarquía de la Iglesia católica, Tymieniecka se fue a estudiar al extranjero tras la guerra y finalmente se mudó a Estados Unidos, donde se casó con un profesor de economía con el que tuvo tres hijos.

FOTOS: El papa Francisco visita México

Tras entablar la amistad por correspondencia, ambos se vieron en varias ocasiones para hablar de una nueva edición de un libro que el entonces cardenal había escrito. Con ocasión de un viaje con una delegación de obispos polacos a Estados Unidos, Wojytla pasó unos días en la casa familiar que Tymieniecka y su familia tenían en Pomfret, Vermont.

A juzgar por las cartas de él, fue allí que ella probablemente le hizo algún tipo de declaración acerca de sus sentimientos. En una misiva de esa época, el cardenal le dice que ella es "un regalo de Dios".

"Si no tuviera esas convicciones, algún tipo de certidumbre moral de la Gracia, y actuara en obediencia a ella, no me atrevería a actuar así", señala. En otra admite: "Mi querida Teresa, recibí las tres cartas. Hablas de estar desgarrada, pero no pude encontrar respuesta a esas palabras".

La BBC resalta que el futuro papa mantuvo la relación pese a que otro sacerdote más prudente tal vez le hubiera puesto fin y el peligro que suponía ese tipo de correspondencia para un líder de la Iglesia polaca que estaba vigilado por las autoridades comunistas del país por considerarlo un peligro para su régimen.

FOTOS: La visita del papa Francisco a Estados Unidos

Las cartas se habían mantenido privadas hasta que fueron compradas por la Biblioteca Nacional de Polonia en 2008. Como recuerda la BBC, falta la otra pieza del rompecabezas, las cartas de Tymieniecka, que no son de dominio público.  

La ascensión del cardenal Wojytla a la silla de San Pedro en el Vaticano no puso fin a la relación con la filósofa, como atestiguan las cartas y las fotografías de esos encuentros reveladas por la BBC. "Pienso en ti y en mis pensamientos voy a Pomfret cada día", escribió el papa en una carta en los años noventa, cuando ya se le había diagnosticado el Parkinson que lo aquejó hasta su fallecimiento.

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

Su último encuentro se produjo en el Vaticano el día antes de la muerte de Juan Pablo II en 2005. Anna-Teresa Tymieniecka lo sobrevivió nueve años y murió a los 91 en su casa de Pomfret, de tan grato recuerdo para su viejo amigo.

no votos

que opinas

COMENTARIOS