Tras 30 horas de arresto, liberan a la bloguera Yoani Sánchez

Noticias

Tras 30 horas de arresto, liberan a la bloguera Yoani Sánchez

Fue arrestada en Cuba cuando intentaba cubrir el juicio al español Ángel Carromero. Además, la bloguera no podrá viajar a Miami para participar en el evento de las Mujeres más Poderosas de People en Español, ya que le fue denegado el permiso para salir de la isla.

Foto: AP

La bloguera disidente cubana Yoani Sánchez y su esposo Reynaldo Escobar fueron liberados el viernes luego de 30 horas de arresto en Bayamo, Cuba, donde intentaban cubrir el juicio al español Ángel Carromero.

"Acabamos de ser liberados!! 30 horas de arresto y muchas anécdotas que contar", escribió Sánchez en su cuenta de Twitter @YoaniSanchez en la noche del viernes.

A través de la red social, Sánchez también precisó que durante su detención se negó a comer y tomar cualquier líquido. "Mi intención era totalmente periodística. Asistir al juicio a Ángel Carromero y reportar desde Bayamo a través de mi cuenta de Twitter", afirmó.

Blogueros que apoyan al gobierno cubano, como Yohandry Fontana, habían escrito que Sánchez y su esposo pretendían "realizar una provocación y show mediático para perjudicar el buen desarrollo del juicio".

Tras su liberación, Sánchez dijo al diario El País de España, del que es colaboradora: "Dicen que íbamos a boicotear e intentar echar a perder el juicio. Es mentira. Fue anunciado como un juicio abierto al público". También dijo al periódico que permaneció retenida en un apartamento que funcionaba como comisaría, y que durante un forcejeo con los agentes sufrió un golpe en la cabeza que le provocó hematomas y la pérdida de un diente.

Entre las Poderosas

La bloguera cubana  —quien forma parte de la lista de las Mujeres más Poderosas de People en Español este año— fue detenida el jueves en su isla cuando intentaba cubrir el juicio al político español Angel Carromero, quien manejaba el accidentado auto donde murió el disidente cubano Oswaldo Payá en julio.

Sánchez, de 37 años, había viajado a Bayamo, en la región oriental de Cuba y donde el viernes comenzó el juicio a Carromero acusado de homicidio involuntario por ir al volante en el accidente  automovilístico en que murió Payá. Aunque en camino a Bayamo la bloguera posteó algunas imágenes —como un amanecer en el campo cubano— su cobertura fue censurada antes de poder llegar al lugar de los hechos.

Su blog Generación Y —ganador del premio Ortega y Gasset 2008, traducido a 17 idiomas y celebrado hasta por el presidente estadounidense Barack Obama— ha sido una tribuna virtual que le sirve de desahogo para contar desde los apagones y el brote de cólera que azotan a su país, hasta las huelgas de hambre que padecen sus disidentes como protesta al régimen castrista. Sin embargo, esta libertad de expresión que encuentra en sus posts digitales ha tenido sus consecuencias. 

People en Español le había extendido a Sánchez la invitación al almuerzo honrando a las 25 Mujeres más Poderosas del 2012 que tendrá lugar en Miami este mes, pero el gobierno cubano le denegó la petición de viaje al exterior. Expresando su descontento, la bloguera escribió en su cuenta de Twitter el 14 de septiembre, cuando recibió la negativa a nuestra invitación por parte de la oficina de intereses: “¿Saben por qué no me dejan salir? ¡¡¡Porque saben que voy a regresar a #Cuba!!! :-0”.

No es la primera vez que esto le sucede a Sánchez, ampliamente reconocida en la blogósfera mundial. En 2008 el gobierno cubano bloqueó su salida para viajar a España a recibir el premio Ortega y Gasset de Periodismo que otorga el diario El País. En 2009 tampoco se le permitió salir de la isla para viajar a un festival de cine en Praga, así como tampoco para viajar a Estados Unidos para recibir el premio Maria Moors Cabot de la prestigiosa Universidad de Columbia.

El escritor y bloguero cubano Orlando Luis Pardo Lazo, amigo de Sánchez, contó en su blog Háblalo sin miedo que Teo Escobar, de 14 años —hijo de Sánchez y su esposo— lo había llamado para contarle que sus padres habían sido llevados sobre las 6 p.m. del jueves a un departamento policial en Bayamo. ¿La razón? Según blogueros oficialistas, evitar que Sánchez —quien en 2009 dijo haber sido golpeada por la seguridad cubana tras participar en una manifestación pacífica en las calles de La Habana— creara un circo mediático que afectara el sonado juicio de Carromero.

El político español —quien conducía el auto que se estrelló contra un árbol el 22 de julio, causando la muerte de Payá y el disidente cubano Harold Cepero— fue acusado por las autoridades cubanas de homicidio imprudente por presuntamente manejar a exceso de velocidad en lo que fue catalogado como un “accidente de tránsito”. De ser encontrado culpable en el juicio que comenzó hoy en la isla, Carromero podría enfrentar 10 años en prisión. Sin embargo, la versión que ofrecen la hija y viuda de Payá es que antes del fatal choque, un auto estaba persiguiendo a los disidentes y los embistió varias veces. El gobierno cubano ha negado esta versión.

no votos

que opinas

COMENTARIOS