Toni Costa: Maxi Iglesias bailó mucho mejor que su rival Fernando Arau

Noticias

Toni Costa: Maxi Iglesias bailó mucho mejor que su rival Fernando Arau

Maxi Iglesias

Foto: Cortesía Univisión

Toni Costa 75
Toni Costa
Hubo muy buenos momentos en esta gran gala de Mira Quién Baila (Univisión), pero también se pudo demostrar el poco compañerismo que existe entre algunos participantes, al ponerse en duda la lesión de un decepcionado Fernando Arau. Y no sólo los participantes se mostraron dudosos, ya que la misma producción lo sometió al polígrafo para comprobar si decía la verdad o mentía como parte de una posible estrategia para evitar bailar la semana pasada.

Estrategia o no, el mexicano se volvió a salvar, obteniendo el 60 por ciento de los votos de su querido y fiel público que lo apoya, por lo que el español Maxi Iglesias —con un 40 por ciento— lamentablemete pone final a su participación en el show. Y digo lamentablemente porque no se lo merece y menos esta semana, que bailó mucho mejor que su rival.

La sexta gala comenzó con los nominados. Cabe destacar que por fin hacen bailar a los dos nominados antes de anunciar al eliminado. Esto lo digo porque una persona que se prepara durante la semana para dar lo mejor de sí en la gala donde está sentenciado y enfrenta un posible adiós a programa, lo que quiere es bailar, demostrar que ha estado esforzándose mas que nunca y ofrecer lo mejor para así salvarse.

Y aprovecho para resaltar que NO es la primera vez que bailan los nominados, como ayer se dijo. En la séptima gala de la segunda temporada, yo mismo formé parte del duelo de nominados entre Christian Zuárez y Adamari López, donde el argentino acabó abandonando la competencia.

Qué pena, Maxi
El primer nominado, Maxi Iglesias, bailó un disco con una difícil coreografía. La defendió muy bien y se le vio de lo más suelto. En ocasiones lo vimos un poco adelantado en el ritmo pero, en definitiva, me gustó mucho. Lo tenía todo para llegar lejos en el programa. Pero, la audiencia manda y el español se tuvo que ir a casa. Una pena, visto que a mi parecer tenía más por delante y mucho que demostrar.

Arau, como si nada
Le seguía Fernando Arau, muy cuestionado y criticado por la lesión que sufrío en la rodilla la semana pasada. Al parecer tiene un buen médico y una capacidad de recuperación admirable, ya que bailó como si nada, dando saltos y usando a sus compañeras para bailar una coreografía que estuvo facilísima, comparada con la de Maxi. Me pareció fácil para Fernando y resalto una vez más las quejas del público sobre los bailarines profesionales que acompañan al artista, ya que en ocasiones se aprecia más su baile que el de los artistas concursantes. La gente quiere ver bailar al artista que compite, no a los que son profesionales.

El chachachá de Alicia
Esta vez Alicia Machado bailó muy correctamente un chachachá con su bailarín preferido, Pol. Ambos crearon una bonita historia, metiéndose a la perfección en la letra de la canción de Miguel Bosé, “Seré tu amante bandido”. Se la vio muy rítmica y entregada a la venezolana, quien ofreció un baile técnico con pasos básicos y de alto nivel. Va mejorando cada semana, ganando confianza en la pista y dispuesta a llegar a la final.

Henry, para quitarse el sombrero
Espectacular, para quitarse el sombrero, sin nada malo que decir... no hablo de otro sino de Henry Santos. El dominicano bailó como todo un profesional; se siente un bailarin y eso se nota. Para él no hay límites en este concurso. Una semana más a ritmo de un bonito adagio demostró a todo el mundo que va a por todas y que quiere coronarse como el mejor bailarín de esta tercera temporada. Cabe destacar el gran trabajo y talento infinito de su compañera Sorgalim, parte importante en el gran éxito de Henry esta semana.

Argelia, a ritmo de cumbia
Después de bailar mejor que nunca la semana pasada, Argelia Atilano volvió a la pista a ritmo de una divertida cumbia, que ella disfrutó mucho. Está muy suelta, bailando con enorme seguridad y lo reafirma con cada paso. Me gustala Argelia para la final, pero, por lo visto, no le será nada fácil al lado de las dos concursantes femeninas que quedan, ya que ellas ofrecen, aparte de baile, una buena dosis de polémica y eso, al parecer, es lo que ahora importa. Es algo que no comparto, ya que este programa, como bien dice su nombre, es sobre bailar, y no sobre quén da más de qué hablar.

Ninel y... ¿un detector de mentiras?
La artista invitada de la noche, Ninel Conde, cantó y bailó con todo el estupendo elenco del programa. Movió las caderas y todo lo que tenía disponible: flecos, monedas y brillos de su acertado vestuario —confeccioando por el diseñador Miguel Ángel Masjuán— que le dieron sabor y colorido a una noche de lo más turbia debido a las decisiones poco acertadas, como lo que pasó tras la actuación de la mexicana... Llegó el momento del polígrafo. Sí, leen bien, ¡un polígrafo en la pista de baile! A dicho aparato debió someterse (medio voluntariamente) Fernando Arau. Me parece que llegaron muy lejos con todo esto y me parece fuera de lugar en un programa de baile cuestionar la integridad de un participante con un método tan polémico y extremista que va más acorde con un programa de enfoque legal, como lo es Caso cerrado (Telemundo).

El momento de Maripily
Retomando lo que más importa, que es el baile, llegó Maripily con un merengue bailado, por momentos, muy de acorde con su bailarín, Livany pero, en otros, algo desordenada. Su compañero no le quitaba el ojo para acoplarse a sus movimientos rápidos y así salvar el baile. Una vez más, la boricua le pone tantas y tantas ganas que se pasa. Lo mejor por su bien sería saber dosificar esa energía y aplicarla con moderación, para así realizar un baile igual de bueno de principio a fin y no de forma intermitente.

Bobby rocanrolero
Bobby Pulido
nos vuelve a sorprender con un rock n' roll, en el que estuvo de lo más entregado. Lo da todo en cada actuación, se esfuerza tanto que se mete en el papel en cada gala y da pasos agigantados semana tras semana. Anoche se desató, bailó una música lenta pero llena de acrobacias, técnica y auténtico swing junto a su valiente bailarina Emy, quien no duda ni un momento en realizar arriesgadas y espectaculares cargadas. Bravo por Bobby, quien está a la altura de una gran final.

Los estudiantes de Coral Way High School, de Miami, sorprendieron con un musical al más puro estilo Grease, donde hubo muchos bailarines de la mano de estudiantes del mismo centro, bailarines del elenco del programa y, finalmente, los participantes que quedan en el show, junto con la invitada Ninel Conde.

Y por fin concluyó la sexta gala de Mira quién baila. Digo por fin porque, de seguir el programa, no sé qué más hubiera pasado, ya que anoche pasó de todo. Veremos la semana que viene con qué nos sorprenden. Y por si el polígrafo no fue suficiente, ahora el futuro de Fernando Arau está pendiente de un hilo, pues, la audiencia decidirá por primera vez si un participante se queda o se va del show.

no votos

que opinas

COMENTARIOS