Nuestra última entrevista exclusiva con Giselle Blondet y su mamá

Noticias

Nuestra última entrevista exclusiva con Giselle Blondet y su mamá

Foto: Gio Alma

Cuando realizamos nuestra última sesión de fotos con Giselle Blondet y su madre, Alba Gómez —para la edición de mayo de 2012 de People en Español— ambas nos cocinaron una tradicional receta familiar: el arroz con gandules. Y en el acogedor calor de esa cocina, mientras nos contaban los ingredientes que lleva este platillo, ambas se desvivían en elogios mutuos.

“Siempre me ha apoyado, me ha cuidado”, nos dijo Blondet sobre su madre, quien falleció el lunes en un hospital de Miami tras haber entrado en coma. Aunque la presentadora puertorriqueña de 48 años no ha entrado en detalles sobre la enfermedad de su progenitora, Blondet pidió a sus fanáticos por su cuenta de Twitter que oraran por doña Alba, quien llevaba varios días internada.

El vacío que deja Gómez es irreparable ya que ella no sólo ayudó a Blondet a criar a sus tres hijos —Andrea, de 28 años; Gabriela, de 20, y Harold, de 16—, sino que también la respaldó en cada paso de su carrera. La acompañaba en las galas de Nuestra Belleza Latina asegurándose de que su hija luciera radiante, pero eso no es todo: Gómez fue quien la llevó desde que era niña a sus clases de baile y actuación. “Siempre estoy pendiente a cualquier detallito que otra gente no ve”, nos contó una risueña Gómez en aquella ocasión. “¡Nadie como los ojos de la mamá!”.

Blondet, por su parte, no dejó de admirar lo bella que se veía su madre aquella tarde en la que posaron juntas para nuestra revista. “Sin mami yo no sé qué haría”, nos dijo a mediados de este año. “Trato de cuidarla porque ella se ha sacrificado por mí toda su vida”. Por eso la presentadora se mantuvo a su lado hasta el último momento y hoy está sumida en un terrible duelo. “Ella se encargó de que yo tuviera mis valores y mis principios bien claros”, nos dijo Blondet sobre su madre, quien era también su confidente.

La alegría de Gómez —a quien le encantaba organizar fiestas y cantar karaoke en su casa— era contagiosa, a pesar de que su vida no fue color de rosa. Gómez crió a Blondet como madre soltera tras divorciarse del padre de la presentadora cuando ella tenía apenas 3 años. “Siempre hemos sido mi mamá y yo”, nos contó Giselle, quien le agradeció en vida a Gómez sus sacrificios. Como pagarle un colegio privado católico a su hija en Puerto Rico mientras ella trabajaba en una peluquería. “Eso era un sacrificio muy grande para ella porque nosotros no éramos ricos”, añade Blondet, y cuenta que la esperaba hasta tarde en el colegio con las monjas, porque a veces el transporte de Gómez la traicionaba. “Siempre tenía unos carros bien viejos que compraba por 300 dólares y esos carros la dejaban a pie. Se dañaban. Entonces ella a veces bajo la lluvia tenía que conseguir a alguien que la llevara”, recuerda. “Yo creo que eso nos unió muchísimo”.

Por eso tras alcanzar la fama, Blondet procuraba consentir a su madre, llevándosela de compras y pasando sus ratos libres juntas. “Yo dormía con ella, veía las películas de misterio siempre al lado de ella”, nos confesó la también actriz. Aún en los momentos de más carencia, Gómez se aseguró de que su hija sintiera la magia de los días festivos. “Mami en Navidad procuraba siempre darme un regalito”, dijo Giselle. “Recuerdo los regalos favoritos, que fueron una muñeca que todavía tengo y un juego de monopolio que todavía juego”.

Sin duda esta Navidad la ausencia de su madre será un duro golpe para la presentadora, a quien le extendemos nuestro más sentido pésame. Que descanse en paz, Alba.

no votos

que opinas

COMENTARIOS