Maritza Rodríguez sobre Juan Soler: “Tenía muchas ganas de trabajar con él"

Telenovelas

Maritza Rodríguez sobre Juan Soler: “Tenía muchas ganas de trabajar con él"

Maritza Rodríguez y Juan Soler, protagonistas de Marido en alquiler.

Foto: Mezcalent

Hace unos cinco años que Maritza Rodríguez y su esposo, el ejecutivo de Telemundo Joshua Mintz, fueron a una cena en casa de un amigo, y a la actriz colombiana le dio mucho gusto conocer a su colega, el actor argentino Juan Soler y a su esposa Maki Soler. “Yo tenía muchas ganas de trabajar con él”, reconoce la actriz. Rodríguez hasta le dijo a su esposo al oído: “Sería un hit protagonizar con él”. 

Aunque parecía un deseo imposible de cumplir, ya que Rodríguez era exclusiva de la cadena Telemundo y Soler trabajaba en aquel entonces para Televisa, las estrellas se alinearon para que protagonizaran juntos la telenovela Marido en alquiler (Telemundo). “Siempre que hacía una escena con él, Joshua decía: ‘Mira, ahí está tu sueño hecho realidad’”, recuerda entre risas Rodríguez, quien encarna a la esposa de Soler en la trama. “Cuando empecé a grabar con él, le dije: ‘Juan ¿tú sabes que eres mi sueño hecho realidad?’”, añade la actriz sobre su colega.

VIDEO: Miguel Varoni sobre su look en Marido en alquiler: "Fue como secreto de estado" 

Al comenzar a grabar, ambos llegaron al acuerdo de llevar sus escenas como pareja por el lado humorístico. “Este hombre se tiene que aguantar y acepta a la vieja así loca como es, histérica, y él más bien le sigue la corriente”, dice Rodríguez sobre el matrimonio que conforman ella y Soler en el culebrón. “Era ilógico que él siguiera casado con una mujer así, que lo único que quiere es ahorcarla. Nuestras escenas eran muy chistosas y hubo muy buena dinámica en el set”.

Aunque en la historia el matrimonio de sus personajes va en picada, Rodríguez dice que trabajar con el galán argentino no la decepcionó. “Me di cuenta que a Juan le interesa mucho la armonía de grupo y que el producto salga como tiene que ser”, cuenta Rodríguez. “Es exigente, profesional y buen compañero”.

Por suerte Mintz —con quien lleva ocho años felizmente casada— no es celoso y ambos se apoyan en el plano profesional. “Cada uno individualmente tiene sus sueños e ilusiones, y el trabajo de cada uno es apoyar al otro”, dice ella. “Esa es la dinámica ganadora de nuestra relación”.

no votos

que opinas

COMENTARIOS