Maritza Rodríguez: la psicóloga de David Chocarro

Entretenimiento

Maritza Rodríguez: la psicóloga de David Chocarro

La actriz, quien interpreta la protagonista en la nueva telenovela El rostro de la venganza, habla de su nueva aventura, de sus compañeros de trabajo y de haber sido víctima del bullying.

Maritza Rodríguez siempre está preparada —física y emocionalmente— para enfrentar los retos que le ponga la vida. Para su fortuna, la vida le obsequió el rol de protagonista en la próxima novela de Telemundo, El rostro de la venganza, en la cual interpreta a Antonia Villarroel, una psicóloga dedicada a la recuperación de Martín Méndez, interpretado por el actor argentino David Chocarro. Mientras grababa escenas en la ciudad de Nueva York, compartió con Peopleenespanol.com y habló de esta gran oportunidad, de su relación con Telemundo y sus colegas actores, y de un pasado de bullying que eventualmente la llevó al modelaje y la actuación.

¿Cómo te preparaste pare esta nueva aventura?
Sí que es una aventura porque la historia es muy compleja. Los personajes son muy complejos. Sobre todo el personaje de Martín, el que hace (David) Chocarro pues está muy, muy intenso. El personaje de Antonia es muy bonito; te llega a sensibilizar muchísimo. Es un personaje que cree mucho en la justicia. Ella viene de un hogar en el cual tiene el faltante de la madre. Siempre la criaba su padre bajo estos conceptos de psicología y justicia.  

 ¿Cómo es trabajar con David Chocarro?
No estoy trabajando con un desconocido porque nosotros ya trabajamos en La casa de al lado. De hecho, nuestra participación fue casi al final que fue cuando yo estaba haciendo el segundo personaje de la hermana gemela de Pilar.

¿Y qué tal trabajar de nuevo con Elizabeth Gutiérrez?
Le doy gracias a Dios por tener una compañera como Elizabeth porque es una niña tan dulce. Porque está receptiva a su crecimiento. Yo la pasé tan bien en El rostro de Analía, cuando trabajé con ella, y ella era la protagonista y yo la antagonista; ella me decía: ‘Ay yo quisiera tener una protagonista como tú’, y yo le decía: 'Y yo quisiera tener una antagonista como tú’.

Pues ocurrió en El rostro de la venganza.
Sí. Fíjate que ayer pensaba eso… Decía ay, Dios mío, qué bueno tener que trabajar con alguien tan agradable… Esa competitividad fuera de escena es terrible. Vas al trabajo a hacer una novela, no dos.

¿Cómo te mantienes en forma para la novela, que requiere agilidad física?
Esta telenovela requiere mucha energía; es de mucha acción. Es de corre, corre, y como el ritmo de grabación ya me lo conozco, entonces tengo que hacer mis cosas, prepararme para poder estar en training porque no va a estar fácil.

¿Estás en contrato con Telemundo?
Bueno yo renové contrato de exclusividad; ya va por otros tres años, tres proyectos más. Así que feliz y contenta. Me siento muy bien en casa.

Cuéntanos sobre el bullying que sufriste de niña.
Cuando yo estaba niña no era —no soy— el prototipo de la mujer costeña de Colombia, que son voluptuosas, altas, bronceadas; y yo alta, flaca. Se burlaban de mí. Me ponían sobrenombres: que parecía una lombriz, que si me alimentaba de galletas de soda. Obviamente por ser la más alta te colocaban atrás; los chicos ni te miran en la fiesta del colegio.

¿Cómo lo manejaste?
Pues gracias a Dios que me metí en este mundo y cuando empecé en la moda, dije: ‘Oye, qué bueno, menos mal que soy alta, que no tengo las curvas y que no soy tan voluptuosa porque me sirvió para la moda y me trajo acá.

no votos

que opinas

COMENTARIOS