María Celeste Arrarás vive presunto episodio de violencia doméstica

Noticias

María Celeste Arrarás vive presunto episodio de violencia doméstica

Aunque hay un informe policial en el que se asegura que habría sido golpeada y que su novio tenía cocaína, ella lo desmiente, pero hace hincapié en que la violencia puede ser de varias formas

María Celeste Arrarás
Foto: getty images
María Celeste Arrarás fue presuntamente víctima de violencia doméstica a manos de su novio, Raúl Quintanilla, tras una fuerte discusión que sostuvieron el pasado 28 de mayo, cuando regresaban de festejar el octavo aniversario del programa de la reconocida puertorriqueña. A pesar de que existe un reporte policial, fechado en ese día, tanto la conductora como su pareja aseguraron que no está apegado a la realidad de los hechos, puesto que el informe policíaco señala que hubo agresión física, que la conductora fue golpeada varias veces por Quintanilla y que éste está acusado por agresión física y posesión de cocaína.

Estas fueron las declaraciones de Raúl Quintanilla que leyó el periodista José Díaz-Balart en el último segmento de Al rojo vivo: "Pienso que esto es un asunto privado. Ella es mi pareja y no tiene una marca en su cuerpo. El reporte policial está alterado. Y también lo está con relación a la droga ¡Jamás! He sido deportista toda mi vida. Yo nunca. María Celeste [Arrarás] no tiene ninguna marca. Si yo golpeara repetidamente a alguien tendría alguna marca. Yo estaba bastante exaltado. Confío en que esto se va a resolver de una manera positiva en la corte". El periodista cubano explicó a la audiencia que él sería el encargado de conducir y transmitir la noticia en el mismo show de Arrarás por razones éticas y porque se trata de un asunto que atañe directamente a la famosa conductora.

María Celeste respondió: "No quiero impedir que la investigación siga su curso como debe ser. Yo estoy física y emocionalmente bien. Estoy haciendo mi show como debe ser. Es mi deber. Esto fue un incidente aislado que ocurrió el viernes después de la fiesta. Siempre me he opuesto a la censura, de la forma que sea y venga de dónde venga. Por ese motivo decidí hablar. Creo que el público tiene derecho a saber la verdad de forma transparente e inmediata". La periodista de 50 años aseguró a través de la pantalla de su propio programa que "siendo una figura pública como soy, esto pasa a ser del dominio público y, como tal, prefiero tratar el asunto con ustedes [la audiencia] para que los detalles no sean sacados de proporción" , comentó antes de recalcar que se trató de un incidente aislado porque ella tiene "cero tolerancia hacia la violencia doméstica, la cual puede ser no sólo física, sino sicológica y verbal".

Aseguró que ella actuó como le recomendaría a cualquier persona que pasara por lo mismo que lo hiciera: "denunciándolo, reportándolo". Al ser cuestionada un poco más en detalles por su colega José Díaz-Balart, la conductora dijo que al igual que su supuesto agresor, Raúl Quintanilla, cree que el informe policial no fue preciso porque "ni por muy buen maquillista que tuviera, si hubiese golpes no podría disimularlos". También aseguró la conductora de Al rojo vivo que al menos en su casa y hasta que ella estuvo presente mientras la policía estuvo allí levantando el informe, su novio tampoco tenía cocaína.

no votos

que opinas

COMENTARIOS