María Celeste Arrarás: Qué más le puede pasar

Noticias

María Celeste Arrarás: Qué más le puede pasar

Después de tres dolorosos años en los que la traición fue una constante en su vida, el espíritu de supervivencia de la presentadora está intacto

"Las grandes pruebas de la vida no las sobrevives de un día para otro. Todo va por un proceso", dice Arrarás.
Foto: jeffrey salter
Sentada en su acogedora oficina de Telemundo, que tiene decorada con portadas de revistas enmarcadas y dibujos y fotos familiares, María Celeste Arrarás revisaba su correspondencia en vísperas del día de San Valentín del 2005 cuando una carta le llamó la atención. Tomando el sobre que contenía su estado bancario con la firma Merrill Lynch, Arrarás fue a la oficina de su asistente ejecutiva Nancy López con la intención de entregárselo –como solía hacer todos los meses– para que ésta reconciliara sus cuentas. Pero López estaba de vacaciones y Arrarás, al ver la montaña de correspondencia que ya le esperaba a su regreso, optó por encargarse ella misma de abrir el sobre. Menuda sorpresa la que se llevó. "Encontré un cargo excesivo en mi cuenta de una tarjeta de crédito", dice Arrarás. "Y eso fue lo que abrió la caja de Pandora".

Cuando la caja arrojó a la luz todo lo que tenía por dentro, la presentadora del programa Al rojo vivo con María Celeste tuvo que enfrentar una dura realidad: por más de dos años, su asistente, amiga y confidente le había robado más de $270,000 usando, entre otras cosas, sus tarjetas de crédito, su cuenta bancaria y su hasta entonces inquebrantable confianza. Ese golpe fue el segundo que sacudió a Arrarás en un año en el cual se finalizó su divorcio del abogado de bienes raíces Manny Arvesú y éste contrajo matrimonio con otra. "En su momento, la combinación de Manny y Nancy fue letal para ella", asegura su amiga Paloma Fernández. "Yo me hubiera dado un tiro, pero ella no. Cerró ese círculo y está en paz con su pasado. María Celeste tiene una impresionante capacidad para cambiar de canal".

[IMAGE 1 left] Hablando del capítulo de López por primera vez y en exclusiva con PEOPLE EN ESPAÑOL, Arrarás asegura que ésta se aprovecho de ella en su peor momento. "Cuando Nancy toma las riendas de mis finanzas durante mi divorcio, yo pensaba que era como un ángel guardián que me cuidaba – que estaba encima de todas esas cosas con las cuales yo no quería lidiar– protegiéndome y cuidando mis intereses", dice Arrarás, sin entrar en los pormenores del caso. "Yo siempre le decía: 'Yo no sé qué yo haría sin ti' ".

Lo que López hizo con ella, según la fiscalía del condado de Miami-Dade y documentos policíacos, fue comprarse desde ropa, extensiones de pelo y regalos hasta financiar vacaciones y fiestas familiares con el dinero de Arrarás. Según las autoridades, López, quien pagaba las cuentas de Arrarás y por ende tenía sus datos personales y contraseñas bancarias, inclusive sacó tarjetas a nombre de su ex jefa para financiar sus compras sin que ésta lo supiera.

En noviembre, en un acuerdo que le garantizó su libertad, López se declaró culpable de robo de identidad y robo en mayor cuantía y accedió a devolverle más de $150,000 a Arrarás y casi $50,000 a Telemundo por gastos de viajes que López había pasado a la cadena en nombre de Arrarás. Hoy, López – quien también estará bajo probatoria por cinco años– no tiene mucho qué decir del caso ya que un acuerdo de confidencialidad con Telemundo se lo impide. "Esa etapa de mi vida terminó", afirmó López a PEOPLE EN ESPAÑOL, en su primera entrevista después de finalizado el caso. Y añadió de Arrarás: "Ella está en todo su derecho de sentirse como quiere. Le deseo bien".

[IMAGE 2 left] Por su lado, Arrarás dice no sentir nada por su ex protegida. "El engaño fue tan dramático, tan extenso, tan detallado que yo nunca la llegué a llorar como amiga a pesar de que ella fue como una hermanita menor para mí", dice la presentadora. "Pero cuando vi la dimensión de todo, me di cuenta de que la persona que yo pensé que tenía a mi lado, estimaba, quería, no existía. Entonces no había qué llorar".

Así mismo, si algún día lloró por su divorcio, en el 2006 Arrarás se ha secado las lágrimas y en su lugar ha visto florecer una buena relación con su ex. Tanto es así que, cuando este pasado enero Arrarás le celebró el quinto cumpleaños a su hija, Lara, en la casa que una vez la familia compartió unida, ella invitó al padre de la niña y a su nueva esposa a la fiesta. "En este aspecto de mi vida también me siento que he podido decir 'borrón y cuenta nueva' ", subraya Arrarás. "El tiempo borra todas las heridas y yo decidí concentrarme en lo positivo que hubo: nuestros hijos. Desde que pude sobreponerme a todos esos sentimientos que te dan cuando te sientes traicionada, me siento feliz".

[IMAGE 3 left] Por lo visto, el poner en el pasado dos tragos amargos le ha permitido a Arrarás concentrarse en un nuevo amor. Sin identificarlo por nombre y apellido ("es una persona privada que prefiere mantenerse al margen"), Arrarás sonríe al hablar del afortunado. "Esto es lo único que voy a decir: tengo una muy bonita ilusión y me estoy dando una oportunidad", señala enigmáticamente.

¿De ser así, consideraría casarse una vez más? "No es algo que descarto, pero tampoco es una meta", dice sonriente. "Lo que sí quiero es sentirme acompañada de alguien que me comprenda, me quiera tal cual soy – con mis errores y mis virtudes– y que quiera a mis hijos y que mis hijos lo quieran a él. De allí para adelante, no tiene que haber anillo en el dedo ni mayores requisitos. Si lo hay, bienvenido sea".

[IMAGE 4 left] Lo que en estos momentos sí tiene luz verde en su vida son los numerosos proyectos que la incansable Arrarás ha estado intercalando con sus funciones en Al rojo vivo y las de mamá de Julián, de 8 años, Adrián, de casi 7, y la pequeña Lara. Ya casi terminado está un libro para niños: una fábula mágica, que será publicado el próximo año en inglés y en español por la casa editorial Scholastic. Arrarás también tiene en el tintero varios proyectos con la cadena NBC (dueña de Telemundo), asegura Raúl Mateu, de la agencia William Morris. "El plan este año es hacer más cosas en inglés, pero sin descuidar su prioridad y responsabilidad [Al rojo vivo]", apunta Mateu, quien anticipa más participaciones para su cliente en especiales y programas como Today, de NBC. "No hay nada que ella se proponga que no lo va a hacer. Y hacer bien. Ella es así".

En lo personal, y a pesar de todo lo que le ha pasado en estos últimos dos años, su amiga sigue siendo una persona que opta por ver lo mejor en la gente que la rodea, asegura Fernández. "Ella, cuando siente de corazón querer a alguien, no sabe medirse", dice ésta. "Con todo lo que ha pasado, ha aprendido su lección, pero su naturaleza es confiar. Aunque ha tenido dos baches grandes, quiere volver a su credo de abrirse".

Si bien eso es cierto, hoy por hoy ella es más cuidadosa, dice Arrarás. "Pero no estoy paranoica", aclara. "Y me alegro porque si yo permitiera eso, allí sí que me hubieran robado algo. Si me hubieran robado la confianza que aún puedo tener en la gente, allí sí hubiera perdido algo que no se puede reponer".

no votos

que opinas

COMENTARIOS