Luis Miguel, el Sol que brilló en San Antonio

Noticias

Luis Miguel, el Sol que brilló en San Antonio

Traer a Luis Miguel a tu concierto es un lujo y requiere de mucho esfuerzo. De esto te habla nuestro editor Armando Correa en su blog de hoy.

Foto: Wireimage

Armando Correa
Armando Correa
 En el momento en que se levantó el telón blanco del escenario del Alamodome y Luis Miguel salió a cantar en el primer Festival de People en Español en San Antonio, Texas, ante más de 6,000 espectadores, me volvió la sangre al cuerpo.

Sí, créanme, llegar hasta ahí fue una verdadera tortura. Pero valió la pena. ¿Lograr que Luis Miguel cantara en un Festival, que aceptara un premio? Ah, y no fue como en Premios Lo Nuestro, en Univisión (2003), que le pagaron una fortuna y sólo salió al escenario para llevarse el Premio a la Excelencia sin cantar o decir una palabra. Bueno, dijo "gracias". ¿Eso cuenta?

FOTOS: Las imágenes del show de Luis Miguel en nuestro Festival

En nuestro Festival, el Sol de México no sólo salió al escenario, recibió el premio Ícono de People en Español, sino que también lo hicimos alcalde de San Antonio por un día y cantó durante dos horas —sin intermedio— acompañado de su excelente banda y un grupo de mariachis, siendo este el primer show de su gira, que lo llevará por varias ciudades de Estados Unidos y Latinoamérica. ¿Qué les parece? Algo que sólo puede lograr People en Español.

Sentado en primera fila esperando ansiosamente que saliera Luis Miguel, se me acercó Jorgito Bernal de Al rojo vivo (Telemundo) y me preguntó: "¿Cómo diablos lograron ustedes convencer a Luis Miguel?". Y no fue él sólo, también me lo preguntó David Zepeda, quien se me sentó al lado y por poco le roba el show a Luis Miguel, pues todas las chicas enloquecieron y se querían tomar una foto con él.

No fue fácil. De eso pueden estar seguros. El Festival estaba llamado a ser un éxito desde el inicio con nombres como Daddy Yankee, Olga Tañón, Prince Royce, El Cata, Larry Hernández Sie7e, entre otros, pero con Luis Miguel solidificó un evento que llegó a San Antonio para quedarse.

Fueron meses de negociaciones, ustedes ya se imaginan, pero todo salió al pie de la letra. Nadie vio llegar a Luis Miguel al Alamodome —entró en sus dos enormes camionetas negras a través de un improvisado túnel construido hasta el escenario—, no hizo prueba de sonido —30 minutos antes de empezar el show se hizo la primera prueba— y durante las dos primeras canciones con una gestualidad un poco exagerada mientras cantaba, daba instrucciones a la banda y a los sonidistas para ultimar los arreglos pertinentes.

De más está decir que el hombre es una verdadera estrella. Nos tuvo en vilo a todos, pero ofreció el mejor concierto del Festival y, sin dudas, el más esperado. Su voz sigue potente y si disgustó a la prensa al inicio —los hizo moverse hasta atrás para darle espacio a sus fans bien cerca del escenario—, todo quedó en el olvido con la fuerza de su espectáculo.

Ahora sí, alguien le tiene que decir a Luis Miguel que no abuse tanto de los bronceadores artificiales. Cuando salió brillaba más que el sol, aunque a medida que el tiempo pasaba y el maquillaje bajaba, también lo hizo la intensidad del naranja de su piel.

Hasta la próxima,

Armando
En Twitter: @armandocorrea

no votos

que opinas

COMENTARIOS