Las divas de la tele

Noticias

Las divas de la tele

Por primera vez bajo un mismo techo, People en Españollogró reunir a las grandes de la televisión, pero todo el mundo se pregunta: ¿Dónde está María Celeste?

Las divas de izquiera a derecha: Myrka Dellanos, Charytín, María Antonieta Collins, Lili Estefan y Bárbara Bermudo.
Foto: mike ruiz
Nueva York estaba pintada de otoño con las hojas que comenzaban a caer y temperaturas que pronto harían necesario un abrigo. En un rascacielos de Rockefeller Center, en el centro de Manhattan, la periodista María Antonieta Collins estaba encantando a un grupo de potenciales anunciantes para su programa Cada día con María Antonieta, de Telemundo.

En una pausa durante ese lujoso desayuno el pasado septiembre, Collins se detuvo frente a una ventana del rascacielos con un ejecutivo de su cadena y ambos observaron la vasta metrópolis en pleno movimiento. "Con Manhattan a nuestros pies él me dijo: 'Mira, María, aquí es donde tu perteneces' ", recuerda Collins, aún emocionada. "Desde aquí, dales tu todo".

En esas grandes alturas, Collins comparte la pantalla chica con compañeras que están haciendo lo mismo: María Celeste Arrarás, también de Telemundo, Myrka Dellanos, Lili Estefan y Bárbara Bermudo de Univisión y Charytín Goyco de Telefutura. Con sus respectivos toques Midas, este destacado grupo está dejando su marca indeleble en la televisión hispana de Estados Unidos.

A Dellanos, Estefan, Bermudo y sus shows, Univisión les debe envidiables niveles de audiencia, mientras que Arrarás y Collins se han convertido en la combinación one-two de Telemundo. ¿Y Goyco? Su talento ha sido clave para el desarrollo de la cada vez más poderosa Telefutura. "Cuando uno habla de cualquiera de estas mujeres, definitivamente estás hablando del rating", dice sobre su equipo de primera fila Mario Ruiz, vicepresidente de talento de Univisión. "Son bellas, inteligentes y la gente las quiere ver en la pantalla". Agrega del quinteto Arturo Villar, director de Hispanic Market Weekly: "Así como algunos artistas, ellas son estrellas que se han convertido en sus propias marcas".Ninguna ejemplifica esto mejor que Dellanos. Después de un año en el cual se le ha visto relativamente poco en la televisión –sus especiales En exclusiva con Myrka Dellanos (Univisión) y apariciones especiales en But Can They Sing? (VH1) y The View (ABC)– la ganadora de dos premios Emmy está a punto de estallar con múltiples proyectos. Si bien se ha especulado que ésta no renovaría su contrato con Univisión, Dellanos asegura que continuarán sus especiales esporádicos allí en el 2006 a la vez que incursionará más y más en proyectos en inglés como The View, algo que le ha permitido hacer desde el 2003 su contrato sin igual con Univisión.

Como si fuera poco, el éxito de su primer libro, Triunfa y sé feliz, también la ha llevado a conversaciones para lanzar una serie de pequeños libros de sus pensamientos, una columna sindicada y una línea de productos que incluye desde muebles y accesorios del hogar hasta joyas y ropa. "No estar en una oficina, en un programa diario, me da la libertad de hacer otras cosas", señala Dellanos, de 40 años, quien también se está dedicando a obras caritativas con grupos como World Vision y Partners of the Americas. "La vida se va en un suspiro y la quiero vivir a plenitud, hacer lo mejor que puedo, haciendo cosas que amo y dándole amor y tocándole el corazón a la gente".

El público la quiere y la seguirá donde vaya, asegura Eric Kuskey, presidente y cofundador de Creative Brands Group. "Cuando Myrka habla de algo, sea de moda o color de pelo, la gente quiere oírla y seguirla", apunta Kuskey, cuya firma es el motor tras su comercialización. "Ella tiene credibilidad".

Otra que también goza de la misma, y del apoyo incondicional de su público, es María Celeste Arrarás. Ahora, la presentadora y jefa editorial de su propio show en Telemundo, Al rojo vivo con María Celeste, la ganadora en el 2005 de un Emmy y próxima autora de un libro para niños asegura estar feliz con su desempeño en la cadena que ha sido su casa por los últimos cuatro años. "Estoy contenta porque de verdad todo lo que yo esperaba se concretó: un programa, el poder darle un toque de mi personalidad a ese show sin obstáculos, el poder hacer cosas de televisión en inglés sin dar un brinco", explica la periodista de 45 años, quien debido a la alianza de su cadena con NBC (dueña de Telemundo), ha podido participar en programas como Today y Dateline NBC, entre otros.

Su excelente labor en la televisión –sea en español o inglés– ha hecho que Arrarás "sea un orgullo para millones de hispanos que la siguen diariamente a través de su programa", afirma Jorge Hidalgo, vicepresidente ejecutivo de noticias y deportes de esa cadena. "María Celeste posee una combinación de cualidades que la hacen definitivamente única: tenacidad, fuerza, inteligencia, belleza y su conexión con el público".

Según Hidalgo, Collins, en sí ganadora de varios premios Emmy y un premio Edward R. Murrow, también goza una conexión única con su público. "Ella se ha ganado el cariño del público por su sencillez, calidez, carismática personalidad y excelente trabajo periodístico", afirma éste de la también autora de libros como En el nombre de comprar, firmar... y no llorar.

De su colega Arrarás, Collins afirma que ha sido "una inspiración". "María Celeste recorrió un camino que estaba más que despoblado que el mío", asegura Collins de la deserción de Arrarás de Univisión, la más sonada hasta que Collins la siguiera el año pasado. Su propio cambio, asegura Collins, fue bueno para ella y la industria en general. "¿Quién más después de mí va a decirle a alguien que tiene 53 años y que porque no es sexy, no enseña y no es joven que ya no puede estar en la televisión?", dice ésta sonriente. "Lo importante no son los años, sino cómo llegues. No cuándo llegues, sino cómo llegues".

Quien también ha tirado la cuestión de años por la ventana es la estrella de Telefutura, la cantante y ahora presentadora Charytín Goyco. Otra que pasa tres horas al día frente a las cámaras de su show, Escándalo TV, Goyco asegura que supo desde el lanzamiento de la cadena, en enero del 2002, que ésta tendría éxito.

[IMAGE 5 LEFT] "Antes que saliera el show al aire, oí una voz que me dijo: 'Haz esto, que te va a ir bien. Es una cadena nueva que nadie conoce, pero el Señor quiere que lo hagas' ", recuerda Goyco. "Mi corazonada se hizo realidad".

Corazonada o no, la presión inicial que sintió fue real. "Fue un reto porque no sólo se trató de darle la cara pública a todo un equipo en Escándalo", dice. "Al principio, asumí la responsabilidad de un show y una cadena. Si triunfaba era Charytín, si fracasaba era Charytín". Fracaso, sin embargo, no es una palabra que Goyco parece conocer. Este año, de hecho, grabará su programa a la vez que se lanza a Hollywood para actuar en dos películas en inglés. "¡Uno se adapta a todo!".

Y he allí la clave del éxito de Goyco, asegura Villar. "El reinventarse es parte de mantenerse", dice Villar, quien cataloga a Goyco como "esencial" en el éxito de Telefutura. "Ella es una mujer de talento extraordinario. Aparte de ser muy inteligente y una gran actriz, siempre irradia simpatía".

Asimismo Lili Estefan, la copresentadora de El gordo y la flaca, también se merece una medalla de oro por su gracia. "Aparte de su talento y su química con el Gordo, esa simpatía nata que tiene ella la ayuda enormemente", asevera Villar.

[IMAGE 6 LEFT]Desde el inicio del show, en 1998, la audiencia respondió al dúo de Estefan y De Molina y continúa haciéndolo hoy por hoy con saludables niveles de sintonía. "Yo estoy feliz en el programa; no me veo inventando o tratando otra cosa", dice Estefan, de 38 años, quien junto a De Molina ha hecho propaganda para los celulares Cingular. "Con Raúl, ya de sólo mirarnos, sabemos qué queremos y a dónde vamos en el show. Lo nuestro es como un matrimonio mal portado, pero bien llevado". Dice De Molina de su compañera en los chismes: "Ella trae una alegría tremenda. No pude haber encontrado mejor persona que Lili para hacer el show".

Lo mismo podrían decir los poderes detrás del éxito de Primer impacto cuando se habla de quien ha mantenido (si no mejorado) los niveles de sintonía allí: Bárbara Bermudo. La presentadora tomó las riendas del programa tras la salida de Arrarás y el resto es historia. "Fue mucha responsabilidad, pero no me dio miedo, aunque sí nervio", confiesa ahora Bermudo, de 30 años, quien ha presentado con aplomo especiales de la cadena como la alfombra roja de Premio Lo Nuestro y funge como la vocera de la compañía telefónica Yak. "Y es bueno no perder ese nerviosismo, esas cosquillas que te dan porque uno sigue dando el 100 por ciento".

Bermudo, afirma Villar, es una especie de "puente hacia el futuro" para la cadena, alguien que no sólo puede mantenerse en el programa durante mucho tiempo, sino que pudiera llegar a ser una estrella al estilo de Arrarás y Dellanos. "Bárbara tiene un gran futuro", estima Ruiz, de Univisión.

Por ahora, Bermudo no tiene planes de levantar vuelo. "Tengo mucho camino que recorrer", dice ésta. "Hasta ahora, he estado contenta con los resultados, he llegado donde quería llegar y no me voy a desesperar y dar un paso en falso".

Con sus compañeras de portada como ejemplo, no se podría esperar menos.

no votos

que opinas

COMENTARIOS