La decepcionante "Nine"

Noticias

La decepcionante "Nine"

Cómo un musical con todos los elementos para ser una maravilla se las ingenió para ser más que olvidable

Daniel Day-Lewis, Marion Cotillard en "Nine"
Foto: The Weinstein Company
Reparto: Daniel Day-Lewis, Marion Cotillard, Penélope Cruz, Fergie, Nicole Kidman, Judi Dench, Sophia Loren y Kate Hudson.
Director: Rob Marshall
Guionista: Anthony Minghella y Michael Tolkin
Clasificación: PG-13
Calificación: D

El origen de Nine es sumamente rebuscado: se trata de la versión fílmica de un musical de Broadway del mismo nombre inspirado en otra película (8 1/2 de Federico Fellini) acerca de un director en decadencia que no encuentra la inspiración para hacer su novena película. Y es precisamente ese enredo del que el director Rob Marshall (Chicago) no consigue salir airoso.

Teniendo el reparto de los sueños de cualquier director: Daniel Day-Lewis en el personaje central como el cineasta Guido Contini, Nicole Kidman como su actriz favorita, Marion Cotillard como su esposa, Penélope Cruz como su amante, Kate Hudson como la periodista que le coquetea, Fergie como la primera mujer en su vida y Judi Dench como su cómplice, uno esperaría que este filme fuera tan espectacular como la cinta de Fellini o al menos como su anterior éxito en la pantalla grande, Chicago.

Pero los resultados son desastrosos e insípidos. Day-Lewis, sin duda el mejor actor trabajando en Hollywood, está por primera vez fuera de papel, lo que significa que el espectador jamás logra una conexión con sus demonios. Su Guido Contini es tan confuso que lo que a uno menos le importa es que haya perdido la inspiración, pues jamás se establece un auténtico motivo por el cuál está atormentado, ¿es por tantas mujeres?, ¿es por que ama a su esposa y la traicionó?, ¿es porque se odia a sí mismo?, ¿es porque es superficial y por primera vez se cuestiona su integridad artística? Jamás lo sabremos.

Las apariciones de las mujeres que atormentan a Guido son tan breves y su sicología está tan mal trazada que no logramos saber nada de ellas. Y el gran problema no radica en el desempeño de las actrices, sino en sus números musicales (todos desarrollados en el mismo set con tonaditas y coreografías somníferas). Las líricas de los temas son tan bobas (Marion Cotillard recita incesantemente: "mi marido hace películas y para hacerlas vive soñando"), que francamente uno no sabe si carcajearse o aventar tomates a la pantalla.

Sin embargo, aunque a Cotillard le toque el número más ridículo es justo ella la única que sobrevive el filme con dignidad. Aunque en el musical de Broadway era el personaje menos importante, en el filme el único bien desarrollado es el suyo. Una mujer traicionada por su esposo y que no soporta la vida glamorosa del cine. Con un par de miradas, y un segundo número musical (el único no letárgico en toda la película), Cotillard sale triunfando encima no sólo de Guido Contini, sino de Day-Lewis, todas las demás protagonistas y Nine en general.

Pareciera que la despedida de Cotillard fuera un escupitajo a todo el proyecto, saliendo fúrica y triunfante entre la mediocridad. Risa da la publicidad que recita "Si te gustó Chicago, te encantará Nine". Por favor, intento más patético no puede haber. Mejor renten la original de Fellini y vuelvan a ponerle play a Chicago si quieren ver un mejor musical.

no votos

que opinas

COMENTARIOS