Khotán Fernández: "No soy perro, soy perrón"

Entretenimiento

Khotán Fernández: "No soy perro, soy perrón"

El actor de la telenovela Perro amor niega que todos los hombres sean infieles y admite que su novia, Candela Ferro, lo amansó

Khotán Fernández
Foto: Oswaldo Pisfill
Aunque en la telenovela Perro amor (Telemundo) muchos de los personajes disfrutan dándole rienda suelta a las pasiones y a la infidelidad, Rocky Pérez, el músico que interpreta Khotán Fernández, es la excepción y, según el actor mexicano, en la vida real es tan manso como se ve en televisión.

Con 36 años y sangre brasileña por sus venas, el novio de la presentadora Candela Ferro nos confesó que cuando era joven solía ser un poco perro, pero que la bella argentina lo domesticó y desde hace tres años rompe por completo ese dicho popular de que todos los hombres son infieles. Además le gusta que lo consientan y a los perros les aconseja que se busquen una entrenadora que los ponga mansos, pero que no se dejen poner la correa.

En la telenovela te vemos con mucho sabor en la música que cantas, ¿de dónde viene eso?
Es por mis raíces. Mi madre es brasileña y yo me crié entre Brasil y México y por eso creo que hago parte de esas dos culturas con mucho sabor. Rescato de los cariocas esa alegría de vida que tienen, y mi mamá la tiene sin duda, es una mujer a la que admiro mucho, tiene una manera positiva de ver la vida y esa fuerza de los mexicanos, y por eso siempre digo que me siento como una caipirinha con tequila.

¿Qué piensas de los "perros" infieles que aparecen en la telenovela?
Mira, cada quien obviamente decide como ser, pero a mi personaje, Rocky, no le parece para nada ser así, eso le parece desleal. En mi caso creo que ser así es tener falta de ética, pero tampoco voy al extremo, pues creo que hay coqueteos que me parecen que no dañan, que no son malintencionados, y creo que si un hombre está soltero y sin compromiso y desea ser así, pues allá cada quien.

Ahora nos vas a decir que nunca has sido "perro"...
Bueno, es que hay una cuestión hormonal ahí. Cuando uno es más joven el sentido de aventura influye, uno empieza a conocer la vida y el amor y de alguna manera uno por ahí puede llegar a ser perro y, si es de mutuo acuerdo que dos personas acepten eso, pues está bien, el problema viene cuando ya estás con alguien y te pones de perro, ahí si no se vale.

Pero entonces, ¿eres de los que rompe la regla aquella de que todos los hombres son infieles?
Sí, yo la rompo. Yo diría que no soy perro, soy perrón [increíble, cool, padre], creo que decir que todos los hombres son perros es generalizar y uno va cambiando su comportamiento según la persona con la que esté.

¿Y cómo hiciste para conquistar a Candela Ferro?
Fui muy insistente con ella y lo bueno es que la convencí. Ya llevamos tres años y mira te puedo decir que sin duda ha sido mi relación más importante y por lo mismo me ha tocado madurar en muchas cosas. He aprendido con ella lo que es la convivencia en pareja y hemos compartido mucho. Hemos disfrutado mucho de nuestra compañía, hemos viajado, nos conocemos, sabemos nuestros gustos y es tan bueno todo que hasta podemos descifrar lo que está pensando el otro sin hablar.

¿Si fueras un canino qué raza serías?
Mira, yo soy flaco, entonces sería algo así como un afgano o uno que me gusta mucho, el rhodesian ridgeback que es una raza que me encanta porque en la columna vertebral tienen el pelo encontrado y a ellos entonces hay que acariciarlos de la cola hacia la cabeza y yo soy así.

¿Cómo así, te gusta que te acaricien de la cola hacia arriba?
No, no, no (risas) no lo digo literalmente. A mí que me acaricien todo, lo digo porque es una raza inusual, es diferente y así como yo soy contreras me gusta que me acaricien la espalda.

¿Y cuál es tu consejo para los "perros" que andan por ahí ladrándole a todas las faldas?
Que no sean tan perros, que se tienen que buscar un entrenador que los amaestre, que tienen que ir a la escuelita para que los entrenen más o agarrarse una bien tremenda para que los amansen, como a mí que me amansaron un poquito y aunque soy tranquilo todavía no me gusta usar correa.

no votos

que opinas

COMENTARIOS