Jencarlos Canela: Peca de bello

Entretenimiento

Jencarlos Canela: Peca de bello

El cantante y actor de Pecados ajenos (Telemundo) habló con nosotros sobre sus planes y su deseo por ayudar a los necesitados

Jencarlos Canela
Foto: OSWALDO PISFIL
A los seis años de edad, Jencarlos Canela tenía muy claro su pasión por el canto y fue así como debutó en una fiesta familiar.

Canela recuerda que su presentación no fue la mejor y hasta el día de hoy asegura que sus padres pagaron para que lo aplaudieran. Pero en vez de desanimarse, sus ganas de seguir cantando lo llevaron a tomar clases de canto, percusión, piano y guitarra.

Después de varios años, Canela logró entrar al mundo de la música como cantante principal de un grupo juvenil. A finales de 2002 decidió lanzarse como solista mientras estudiaba en la escuela de artes New World School of the Arts en Miami, FL, donde también reside. Allí se preparó en todas las facetas y hasta recibió clases de actuación del actor mexicano Sebastián Ligarde.

Ahora, este joven de 19 años, nacido en Estados Unidos y de padres cubanos, participa en la telenovela de Telemundo, Pecados ajenos al lado de Mauricio Islas, Lorena Rojas, Catherine Siachoque, Sonya Smith y hasta su ex profesor, Ligarde.

Jencarlos también tuvo la oportunidad de cantar el tema principal de la novela "Dibujemos un mundo", junto a la cantante dominicana Cristal Marie. Con su doble talento, este chico cautivó a los ejecutivos de Telemundo, y es por esto que le concedieron hacer su primer protagónico en la nueva novela musical del canal, Ídolos de juventud, que se estima salga al aire a mediados de este año.

Y aunque parezca dedicado totalmente a la actuación, Jencarlos saca tiempo para trabajar en su primer material discográfico de la mano del reconocido productor musical Rudy Pérez. Jencarlos asegura que este disco es sólo el primero y que su deseo es llevar su música al mundo entero.

En una entrevista muy simpática, Canela compartió con Peopleenespanol.com sus dos pasiones: el canto y la actuación.

Apenas tienes 19 años y has logrado tanto. ¿Cómo te sientes?
Cuando uno hace las cosas por las razones adecuadas y uno la está pasando bien, uno ni se da cuenta y el tiempo pasa y pasa. Estuve de gira en República Dominicana y veo una revista y escribieron algo de mí y decía "ha realizado más de ochenta conciertos y con 18 años". Yo tenía 18 años en ese entonces y yo dije esto tiene que ser mentira no puede ser que hemos hecho más de ochenta conciertos. Es increíble es que yo estoy haciendo lo que amo, ni me doy cuenta. Es un privilegio poder vivir de lo que uno ama. Me siento muy agradecido con la gente por darme la oportunidad de poder vivir esto.

¿A quién te gustaría seguirle los pasos en el mundo musical y en el actoral?
Tuviera que decirte Julio Iglesias, cada vez que lo digo la gente se queda asombrada. Yo siempre digo que la cosa no es llegar sino mantenerse y Julio Iglesias es una prueba de eso. No solamente llego sino que trabaja incasablemente, siempre esta ahí ahí. Para mí es un gran ejemplo y enseñanza. De la actuación tendría que decir Antonio Banderas, Andy García, Tom Hanks para mí es un gran actorazo, Al Pacino y Kathy Bates.

En la novela haces el papel de Alfredo Torres, un joven noble, apuesto, sincero buen hermano y buen hijo. ¿Qué tanto te pareces al personaje
Todo eso es lo contrario de lo que soy yo en la vida real. Yo quise ser lo más lejano a un santo que vas a poder conocer. Alfredo es un muchacho muy tranquilo, sereno y maduro. De tranquilo yo no tengo nada, siempre estoy haciendo algo, no me canso. Pero Alfredo es muy familiar y lucha por el amor, hablando de amor le gustan las mujeres mayores y en eso si nos parecemos mucho.

¿Tienes alguna anécdota curiosa que te haya ocurrido en el set de la novela?
Hay como una guerrita entre Mauricio Islas y yo. Créanme que la voy a ganar estamos uno a cero, él me va ganando. Nunca se lo voy a perdonar, en una escena estábamos comiendo y me puso un chile enorme en el plato. La escena se repitió cinco veces y si Alfredo come chile a comer chile. Al terminar las escenas ya me había comido cinco chiles. Cuando dijeron corte me fui corriendo para el baño, yo tome tanta agua ese día que podría haber sobrevivido como un mes en el desierto. Después de eso te puedes comer lo que quieras. Para Mauricio comerse un chile debe ser como caramelo. Me estoy imaginando una venganza pero quiero atraparlo vulnerable.

Sabemos que ayudas con las obras sociales, háblanos de tu rol como vocero.
Siempre trato de estar involucrado en una fundación, trato de ayudar porque eso para mí es sumamente importante. Con Voices For Children tuve la oportunidad de ser la imagen juvenil de esta fundación. Y Miami Beach me escogió para ser la imagen de la ciudad con una campaña que se llama 257. A través de esa campaña me abrieron muchas puertas para ser vocero y embajador latino de muchas otras fundaciones, como la de Christopher & Dana Reeve Foundation. Para mí es un honor porque el ayudar es muy importante y no solamente en general pero ayudar a los niños que son el futuro de este mundo. Quizás estés ayudando a un niño de dos años que no vaya hacer tu doctor pero si el doctor de tus hijos. Creo que hay que empezar desde abajo que es la juventud. También es muy importante para mí el amor, siempre hago la seña con la mano de paz, amor y optimismo.

no votos

que opinas

COMENTARIOS