Jacqueline Bracamontes sobre el cuerpo de William Levy: "Yo no sé qué pacto tiene con el diablo"

Noticias

Jacqueline Bracamontes sobre el cuerpo de William Levy: "Yo no sé qué pacto tiene con el diablo"

La protagonista de Sortilegio aseguró que el actor es un comelón y que se pone de mal humor cuando tiene hambre, además no va al gimnasio

Jacqueline Bracamontes y William Levy
Foto: Agencia México

Aunque William Levy le roba suspiros a sus fanáticas con su cuerpo y muchos pudieran pensar que es muy estricto con la comida para mantenerse en forma, Jacqueline Bracamontes aseguró que éste es un comelón de tiempo completo y que consiente al estómago con todo lo que puede sin importarle si son grasas, harinas o carbohidratos.

"Lo envidio, lo envidio", comentó la actriz de 30 años en El show de Cristina (Univisión). "Tienes que darle gracias a Dios. Ustedes lo ven con ese cuerpo y no, déjenme decirles que come de todo, pero mucho: tacos, hamburguesa, pizzas, todo el día".

La protagonista de Sortilegio aseguró además que el cuerpo y las abdominales de su compañero en la telenovela no son producto del ejercicio sino de la naturaleza.

"Él no va al gimnasio, ¡no va al gimnasio! Es en serio y véanlo, tiene un metabolismo ahí privilegiado. Yo no sé qué pacto tiene con el diablo", agregó.

Bracamontes comentó además que, es tal el gusto de Levy por la comida, que cada vez que siente hambre se pone de mal humor y recuerda la época en la que vivió en Cuba, donde pasó muchas necesidades.

"Una vez llevábamos como tres semanas grabando, estábamos en Mérida y me dicen 'vamos a pasar por William para ir a grabar' y nos fuimos a su camper, cuando lo veo, él estaba rojo del coraje y empieza contra mí: 'es que tú sabes que a mí en Cuba me daban un pan al día y sabes otra cosa, al otro año me quitaron la leche y yo lo único que hago es trabajar pa' comer rico. Si no me dan aquí la pechuga de pollo con verduras eso no puede ser posible", recordó la ex reina de belleza imitando el acento cubano del actor.

Levy recordó el hecho con mucha gracia y confirmó que es verdad que ama la comida y cerró la discusión con una buena explicación. "Yo no hago dieta porque yo hice dieta obligado por un gobierno hace quince años en Cuba y comiéndome un pan al día. Si trabajo mucho lo que yo quiero es poder comer bien".

no votos

que opinas

COMENTARIOS