Geraldine Bazán regresa a México con <i>La mujer de Judas</i>

Entretenimiento

Geraldine Bazán regresa a México con La mujer de Judas

Luego de un catálogo de novelas en países vecinos por 10 años, la actriz regresa a casa en la producción de Azteca América

Geraldine Bazán

Foto: Cortesía de Fashion Start, Inc.

Luego de 10 años fuera de México, Geraldine Bazán regresa a su país natal para la novela La mujer de Judas por Azteca América. Aunque realmente nunca se fue (trabajó para varios canales mexicanos), la actriz se siente feliz de regresar a casa. Nos cuenta con su peculiar risa y singular optimismo, cómo hace para encarnar a la antagonista del melodrama y para balancear su nuevo trabajo con su esposo, el también actor Gabriel Soto.

¿Cómo despediste el año?

Fíjate que estuvimos en grabaciones. Gabriel y yo estamos en distintas telenovelas y no tuvimos vacaciones, así que aquí pasamos Navidades con la familia en México y año nuevo en Acapulco. Estoy contenta porque, ¿qué mejor que empezar el año trabajando?

Cuéntame de La mujer de Judas

Es una novela de misterio, amor, intriga, pero es un “thriller” sobre el misterio de asesinatos que comente una mujer vestida de novia que nadie conoce porque nosotros ni sabemos quién es. Soy la antagonista y mi personaje se llama Emma. Después de estar bailando en Mira quién baila, ahora puedo hacer maldades.

¿Prefieres la pista o los escenarios?

La verdad soy actriz; Mira quién baila fue una gran experiencia, fue algo nuevo para mí y para mis compañeros. Fue un reto maravilloso, no lo cambio por nada, pero soy actriz y de eso vivo.

¿Con qué parte del personaje te estás identificando?

Emma es una mujer muy inteligente y preparada. Es novia del protagonista y además socia de la empresa que es una cervecera, la cerveza Del Toro. Además es la imagen de la impresa como modelo. Tal vez me puedo identificar porque es una mujer luchona, visionaria. Yo justifico las villanías o las cosas negativas que hace, lo justifico porque es mi personaje. Ella defiende las cosas por las que ha luchado toda su vida, que es una empresa que ha visto crecer con el protagonista para que de repente llegue la protagonista y se enamoren a primera vista.

Claro, cuando es un hombre luchando por su familia y empresa está bien, pero cuando es mujer, pues es villana…

Sí ¿qué tal, no? Es como cuando un hombre es infiel o tiene varias mujeres es hombre, pero si lo hace una mujer entonces es distinto. Si ella lo que hace es luchar por lo suyo. Me gusta el personaje y sus matices, por eso me gusta el proyecto. Tiene algo distinto ese thriller lo hace semejarse a una serie y entonces ahora a la gente le gusta mucho.

También estoy feliz de llega a México hace 10 años que no trabajaba aquí.

Sí, ¿cómo te sientes al regresar a tu país?

Muy contenta, hace 10 años fui a Estados Unidos a hacer una novela, Soñar no cuesta nada, y me quedé allá. También tenía muchos deseos de trabajar en mi país pues las telenovelas mexicanas son las más vendidas en el mundo.

¿Cuál es la diferencia entre trabajar novelas en México y Colombia?

Pues las condiciones son distintas, hay muy buenos actores en ambos lados y buenas historias. En Colombia disfruté y aprendí mucho de cómo trabajan allá y compartir con grandes actores. Esas es una de las cosas de que me agrada de lo que ha ocurrido en mi carrera. He tenido la oportunidad de trabajar en todas las empresas y en diferentes países.  Como persona me enriquece mucho.

¿Cómo le afecta a Gabriel Soto y a tu familia este cambio?

Yo siempre digo que todo se acomoda como tiene que ser. Intentamos no hacer telenovelas al mismo tiempo. Es muy complicado. Especialmente si Gabriel está en México y yo en Estados Unidos. Realmente ahora se dieron las cosas para que los dos comenzáramos novelas – te lo juro – el mismo día y en México. Lo terminaremos a las mismas fechas en seis meses. No es fácil pues los dos trabajamos mucho. Es desgastante y muy demandante tanto tiempo. Pero nos las arreglamos y todo está fluyendo bien.

no votos

que opinas

COMENTARIOS