Espinoza Paz, orgullosamente mexicano

Entretenimiento

Espinoza Paz, orgullosamente mexicano

Está por iniciar una gira en Estados Unidos y por sacar su nueva producción discográfica dedicada, como siempre, a la gente, sus sentimientos y sus costumbres

Espinoza Paz
Foto: The 3 Collective
A los 12 años se enamoró perdidamente de una compañerita de clases. Aquel amor infantil, sin saberlo, marcó el inicio de su carrera como compositor, porque le escribió una canción que se llamaba "La artista de la escuela". Aunque él no recuerda qué pasó con el tema musical ni con la niña, está seguro de que a partir de allí le agarró el gusto a la música. "Me pasaba el día creando estrofas en mi cabeza", comenta Isidro Chávez, mejor conocido como Espinoza Paz, quien hoy arranca su gira "Nace una estrella" en los Estados Unidos.

"Nunca me imaginé que me presentaría en teatros como el Nokia de Nueva York o el Sacramento Convention Center o tantos otros que se incluyen en la gira. Me siento emocionado y agradecido", comenta este mexicano de 29 años, a quien el público ha empezado a llamar cariñosamente "El cantautor del pueblo". "Yo escribo para la gente. Yo soy un hombre del pueblo. Soy muy sencillo y las he pasado negras como mucha gente. He tenido momentos muy duros. He pasado trabajo, he perdido novias, perdí a mi mamá– hace una pausa para seguir relatando el triste acontecimiento– yo era un muchacho, pero a partir de ese momento fue como si alguien me hubiera tocado para triunfar".

Cuando su madre falleció, él apenas tenía 13 años. A partir de ese momento se fue a trabajar como jornalero en los campos de California, luego a Oregon y finalmente regresó a su tierra natal con el firme propósito de dedicarse a la música.

"Siempre tuve en mente que me iba a dedicar a la música en honor a mi mamá, porque ella siempre me apoyó y me decía: 'mijo, usted me salió artista. Usted es el artista de esta casa'. Por ella fue que me cambié mi nombre. Mi mamá se llamaba María de la Paz Espinoza. Yo me dije: 'bueno si mi patrona ya no va estar conmigo, pues que me acompañe siempre'. Así lo ha hecho, donde llego, llega el nombre de mi madre conmigo, por eso también es que tengo que echarle ganas porque yo no puedo embarrarle su nombre", comenta emocionado, este joven cuyas canciones han sido grabadas por artistas como Thalía, David Bisbal, Jenni Rivera,El Coyote, Montez De Durango, El Potro de Sinaloa, entre muchos otros. Su talento ha sido reconocido por BMI, quien lo nombró "Compositor del año" y recibió dos Billboard, en la pasada entrega de la reconocida premiación como Artista regional mexicano del año y Compositor del año.

Con tanto reconocimiento y tanta fama, ha cambiado las botas de hule de los campos por exclusivos diseños vaqueros, entre algunos otros lujos que puede permitirse. Aunque él considera que son nimiedades. "Uno tiene que seguir siendo uno. Si a mí se me ocurre ponerme pesado, mi abuela me avienta un traste en la cabeza. Yo lavo mi ropa, preparo mi comida, arreglo mi ropa y si hay que barrer pues barro. A veces le digo: '¿entonces qué abuela, será que para nada me sirve eso de la fama?' pero antes de que la vieja se me viré salgo corriendo".

De sus anécdotas hogareñas regresa a la música y habla de cómo ha sido el proceso de colocarse frente al micrófono. "Siempre he dicho que yo no canto, pero lo intentamos – comenta entre risas parafraseando el nombre de su disco anterior–. Está por salir su nueva producción discográfica llamada Del racho para el mundo, en la que dedica una canción a su madre y "una a mi padre llamada 'Esta es pa' mi viejo' y otra a mis familiares y a todas las personas que al igual que nosotros son de campo, para que nunca pierdan esa conexión con la tierra, con los orígenes de uno que se llama 'Calles de tierra'. Creo que una persona que se le olvida de dónde viene, jamás puede saber a dónde va".

no votos

que opinas

COMENTARIOS