El difícil año de Talina Fernández

Noticias

El difícil año de Talina Fernández

La actriz mexicana conversó en exclusiva con PEOPLE EN ESPAÑOL del Pirru y Ana Bárbara, sus planes y la celebración de la primera Navidad sin Mariana

Mariana Levy y Talina Fernández
Foto: Reforma via Newscom
Autodefinida como una mujer feliz con una pena muy grande, la conductora y actriz Talina Fernández todavía está luchando para hacer las paces con la muerte de su hija Mariana Levy.

Su fallecimiento no sólo le quitó a una hija, sino que significó la adopción de su nieta María, una relativa separación de sus otros dos nietos y la sorpresiva unión del viudo de Levy, José María Fernández, Pirru, con la cantante Ana Bárbara.

Conocida en el mundo del espectáculo como la Dama del Buen Decir, Fernández conversó en exclusiva con PEOPLE EN ESPAÑOL acerca de sus planes, el Pirru y la celebración de la primera Navidad sin Mariana.

Además del programa Nuestra Casa, usted está participando en un programa de radio y una obra de teatro. ¿Qué significa el trabajo como una forma de superar todo lo que ha pasado?
Pues recordarme cada segundo que estoy viva, que tengo un compromiso con la vida, que soy una mujer feliz (...) que tiene una pena muy grande. No soy una persona amargada. Siempre he querido hacer reír y con el teatro lo estoy logrando. Y ocuparme de mi familia, de mis hijos, de mis nietos es muy importante, porque uno tiene un compromiso con la vida.

[IMAGE 1 left]¿Tiene planes para telenovela?
Me han hecho el favor de hablarme varias personas, lo que pasa es que no encuentro el tiempo, sigo teniendo el radio y en la tarde, que sería cuando podría grabar, pues estoy con mi nieta María, que en este momento de su vida me necesita mucho. Entonces, si me voy a hacer telenovela, no la vería en todo el día, y ahorita yo creo que ella es lo más importante.

¿Usted protege a su nieta María de la prensa, de las publicaciones?
No. María está enterada y enojada.

¿Qué la enoja?
La enoja cuando nos persiguen, por ejemplo en Miami, que no faltan los paparazzi, que se acercan con cámaras y la quieren retratar y se pone muy mal, la enoja que nos retraten sin avisarnos; le enoja que vuelvan a hablar del Pirru, de la situación actual o de lo que ella siente, porque es muy celosa de su intimidad. Yo creo que es quien más ha perdido de todo esto. Perdió a su madre, a su casa, a sus hermanos, todo.

También perdió a su figura paterna, José María Fernández, Pirru.
Sí, ella está decepcionada por eso. Ella optó por estar conmigo y él se desapareció. [IMAGE 2 left] ¿Se perdió el contacto entre ellos?
Sí se ven de repente, pero ella está decepcionada porque siente que cuando tomó la decisión de vivir conmigo, él se desentendió, se desapareció y entonces, de alguna manera, yo creo que lo estaba calando, a ver qué tanto la quería, si era cierto su amor por ella, y ahí sintió que no era cierto.

¿Y la relación de María con su padre, el también actor Ariel López Padilla?
Un día nos reunimos con Ariel en Miami, él iba con su pareja y María conmigo. Todo el tiempo se fue en rememorar. Mi nieta recordó lo que su padre le hacía cuando ella era chiquita, la plática fue muy agradable, se rieron, recordaron, hicieron dibujos y ahí quedó todo. De repente, él le habla por teléfono, suenan cordiales, pero tenemos que comprender que María no lo conoce y que él tampoco conoce a María. Realmente tienen un recuerdo común, pero han pasado más de cinco años.

¿Cómo percibe María la relación de Pirru y Ana Bárbara?
Ana Bárbara le cae bien, eso lo puedo afirmar, porque ha ido a su casa, creo que dos veces, y le cae bien. Al principio, creo que sintió culpa que le cayera bien. Ella me dijo: 'Oye, mami, fíjate que a mí Ana Bárbara me cae bien'. Le dije: 'Pues a mí también, mi amor'. Yo no tengo nada en contra de ella, ella pasaba por ahí, fue toda la situación (...) del Pirru, pues que se decepcionó, que le ha dolido y que le duele muchísimo la separación de sus hermanos. [IMAGE 3 left]Ana Bárbara convive mucho con sus nietos, los hijos de Mariana, ¿qué piensa usted de eso?
Que Dios la bendiga...

¿Hay un buen trato hacia los niños?
Yo no estoy ahí con ellos todos los días, pero cuando los veo en mi casa van muy bien vestidos, muy bien arreglados, con las uñas cortadas, con las orejas limpias, y los veo contentos. Y eso no tengo con qué pagarlo, y desde luego, es la labor de Ana Bárbara.

¿Cómo va a festejar esta Navidad?
Ahorita no estoy muy celebrosa. (...) En Navidad pienso que vamos a ir a Acapulco y, desde la casa, hacer como si estuviéramos en un barco, darle tema a cada día que estemos juntos para que cada noche sea diferente, una noche hawaiana, otra norteña y que cada quien se haga un disfraz con papel crepé, quiero que nos salgamos de los villancicos y hacer un viaje juntos sin movernos de la casa.

no votos

que opinas

COMENTARIOS