Ariel Castro, conocido como el Monstruo de Cleveland, fue encontrado muerto en su celda

Noticias

Ariel Castro, conocido como el Monstruo de Cleveland, fue encontrado muerto en su celda

Ariel Castro.

Foto: Angelo Merendino/Getty Images

El hombre que mantuvo en cautiverio a tres mujeres en su casa por una década antes de que una de ella escapara, fue encontrado muerto y se cree que se suicidó, según dijo un oficial de la prisión.

Ariel Castro, el secuestrador puertorriqueño de 53 años, fue encontrado ahorcado en su celda alrededor de las 9:20 p.m. el martes en el Centro de Recepción Correccional de Oriente, en Ohio. JoEllen Smith, una vocera del correccional, publicó la noticia a través de un comunicado de prensa este miércoles por la mañana.

El médico de la prisión trató de reanimarlo antes de que Castro sea trasladado al hospital, donde fue declarado muerto a las 10:52 p.m.

“Castro estaba bajo protección especial, por lo que estaba solo en una celda, vigilado por guardias cada 30 minutos. Pero no era vigilado por riesgo de suicidio sino por la notoriedad de su caso”, dijo Smith.

Castro estuvo bajo vigilancia en la prisión del condado de Cuyahoga por varias semanas después de su arresto y antes de que resolviera su caso al declararse culpable, donde sus actividades eran vigiladas cada 10 minutos. Luego lo sacaron del programa de vigilancia de suicidio a principio de junio, tras deterimnar que no exhibía tendencias suicida.

Jaye Schlachet, abogado de Castro, le comentó a la agencia de noticias AP que trató sin éxito que Castro fuera examinado por un sicólogo en la prisión del condado de Cuyahoga, lugar donde fue llevado por las autoridades del estado para la espera de su condena. Schlachet se negó a hacer más comentarios sobre el suicidio.

El pasado mes durante una entrevista, después que anunciaran la condena de Castro, Schlachet y el abogado Craig Wintraub dijeron que su cliente daba con el perfil de un sociópata, y que esperaban que investigadores lo estudiaran para buscar pistas que pudiesen ser usadas para parar a otros depredadores.

Las tres mujeres, quienes desaparecieron entre 2002 y 2004, tenían entre 14, 16 y 20 años de edad cuando fueron secuestradas. Ellas escaparon el pasado 6 de mayo, cuando Amanda Berry, una de las chicas, rompió parte de la puerta de la entrada de la casa y le pidió ayuda a un vecino.

En una llamada al 911, Berry dijo: “Ayúdame, he sido secuestrada y he estado perdida por 10 años y estoy aquí. Ya soy libre”.

Los otras dos mujeres le tenían tanto miedo a Castro que no querían salir, incluso cuando ya la policía tenía la casa rodeada, pero pronto se dieron cuenta de que ya estaban libres.

“¡Tú nos salvaste! ¡Tú nos salvaste!” dijo Michelle Knight, otras de las secuestradas, a uno de los oficiales tras saltar hacia sus brazos.

Castro fue arrestado esa misma noche. El hombre también tenía una hija a la que procreó con Berry mientras ella estaba en cautiverio. La pequeña tenía 6 años de edad cuando fue liberada de la casa donde nació y creció sin tener atención medica. Un juez se negó el pedido de Castro de tener el derecho de recibir visitas de su hija.

Después de que las tres mujeres fueron rescatadas, comenzaron a salir a la luz los detalles de las condiciones que vivieron en su cautiverio. Los investigadores dijeron que eran amarradas concadenas, violadas en reiteradas ocasiones y privadas de comida y de cuartos de baño. Knight dijo a los investigadores que fue golpeada y obligada a pasar hambre varias veces, para así perder sus embarazos.

El 1 de agosto Castro fue sentenciado a cadena perpetua y 1,000 años de condena por los 937 cargos, incluidos homicidio, secuestro y violaciones.

Tras enterarse de la muerte de Castro, el pastor Ángel Arroyo, amigo de la familia de Gina DeJesus (una de las secuestradas) dijo: “Él es un cobarde y tomó la salida más fácil”. Arroyo no quiso hacer comentarios sobre la reacción de la familia de DeJesus.

no votos

que opinas

COMENTARIOS