David Chocarro dirige los besos de su esposa con un actor

Noticias

David Chocarro dirige los besos de su esposa con un actor

Participan de un proyecto teatral dirigido por él y en el que ella besa a su coprotagonista. ¿Celos? ¡Para nada!

Carolina Laursen y David Chocarro

Foto:

Carolina Laursen es la esposa de David Chocarro, pero también su compañera de trabajo.

Fuera de los estudios de El rostro de la venganza, el actor realiza un proyecto teatral en Miami en el que, por primera vez, le toca dirigir a Laursen, como parte de una comedia romántica en la que ella se besa con un actor. ¿Cómo lo manejan? Sin ningún estrés. Laursen a menudo lo ve besando a otras mujeres en las telenovelas que realiza, es parte de su trabajo.

De su rol como actores, esposos y padres conversamos con Laursen.

Ambos trabajan en una propuesta que se llama Microteatro. ¿De qué se trata?
Es un proyecto de teatro que viene de España, que se hace ahora en Miami y se llevará a Nueva York, Chicago y Buenos Aires. Consiste de obras cortas, de 15 minutos de duración cada una, en salas pequeñas, que se presentan de forma continua. Hay hasta nueve obras en serie. Entonces, la gente ve una obra y sale, toma algo, y pasa a ver la siguiente. Incluye teatro de todo tipo, pero con un tema en común. En Miami es el amor. Es una propuesta en español y se presenta de jueves a domingo.

¿De qué forman es que trabajan juntos?
David es el director de las dos obras y yo actúo en una de ellas que se llama Regalo de cumpleaños. Es la primera vez que David me dirige, eso es lo más revelador para mí. David también quiere actuar, así que más adelante estará presente. Le encanta hacer teatro. Haremos una obra juntos para el Festival Internacional de Miami de Pequeño Formato, el próximo 10 de noviembre, que se llama Tango de la injusticia. ¡Me encanta este combo que hemos formado¡  

¿Y cómo es en su faceta de director?
Trato de hacer todo lo que me pida, es el director. Es bastante rudo para decir las cosas. Si algo no le gusta, te lo dice y ya. Es muy directo. No puede andar con vueltas. No es sutil.

Entonces, frente a David tienes que besar a tu compañero actor…
Es una historia de amor en la que hay besos, me preguntaba cómo sería eso. En un momento David se nos acercó para pedirnos que proyectáramos más amor. Me siento cómoda haciendo esta comedia romántica. David le dio mucha confianza al actor, quien, no olvidemos, está siendo dirigido por el esposo de la actriz a la que tiene que besar.

Pues están a mano. Muchas veces lo has visto besando a otras mujeres en las novelas…
Estoy acostumbrada a verlo. Nos conocimos haciendo esto. En Alguien te mira era puro sexo con todo el mundo (Ríe). Celos no me da. ¡Qué loco es esto!… uno comparte el cuerpo de su pareja con otra persona porque, en definitiva, estás compartiendo el cuerpo, no el interior, no su corazón, no los sentimientos. Muchas veces lo miro en una novela y después conversamos, él me pregunta si la escena me pareció real.

Cambiando de tema, imaginamos que la dureza que puede tener como director la pierde por completo frente a sus hijas…
Pues sí. Llevamos ocho años de matrimonio y tenemos dos niñas, una de dos años y diez meses y  otra de nueve meses. A la mayor, David no puede decirle nada, no la reta nunca. Ella es ‘papito… tal cosa’ y él enseguida accede a lo que pida. Tiene un poco de culpa, creo, porque graba todo el día y no está tanto. A veces soy muy firme en la disciplina, pero él es muy flojo, las deja hacer lo que quieran. Los hombres con las hijas mujeres me parece que tienen mucha debilidad.

no votos

que opinas

COMENTARIOS