Daniel Arenas sobre Ana Brenda Contreras: "Nos conectamos de una forma superbonita y eso se ve en pantalla"

Telenovelas

Daniel Arenas sobre Ana Brenda Contreras: "Nos conectamos de una forma superbonita y eso se ve en pantalla"

Daniel Arenas y Ana Brenda Contreras.

Foto: Mezcalent

Cuando la productora de Corazón indomable (Univisión) le propuso a Daniel Arenas algunos nombres de actrices para que interpretan a su pareja protagónica en la telenovela, el galán colombiano no dudó en escoger a la mexicana Ana Brenda Contreras.

“Dije: ‘Ella tiene que ser’", recuerda el codiciado soltero de 34 años, quien debutó en el ámbito internacional como protagonista con este culebrón. “Es talentosísima, muy profesional, inteligente”, añade él sobre su compañera, quien también se ganó al público como protagonista de la telenovela La que no podía amar.

Arenas confiesa que la química entre ambos fue instantánea. “Bendito sea Dios, nos compenetramos y nos conectamos de una forma superbonita y eso se ve en pantalla”, dice el actor. “[Los personajes] Siempre se han visto con un amor y una ternura que hace que la gente los quiera tanto”.

VIDEO: Daniel Arenas relata cómo se cayó "de narices" grabando una escena de Corazón indomable

En la vida real, Contreras, de 26 años, está casada con el torero mexicano Alejandro Amaya, de 35, pero en pantalla convence con sus apasionados besos con Arenas. “Estamos enamorados pero de la vida y del proyecto”, ríe Arenas, descartando que el romance vaya más allá del guión.

Eso sí, a la hora de grabar escenas de amor, se entregan como buenos profesionales. “Los dos nos supimos entender muy bien y en el momento de mostrarnos enamorados, nos conectábamos”, cuenta Arenas. “Yo respeto muchísimo la posición de la mujer a la hora de hacer escenas íntimas y Ana Brenda siempre fue muy abierta y me dio esa confianza y esa voz de ánimo”.

RELACIONADO: Ana Brenda Contreras anticipa "una sorpresa" para final de año 

Los actores también se motivaban durante las agotadoras jornadas de grabación. “Uno siempre a esto le tiene que poner la mejor de las energías y eso hicimos Ana Brenda y yo. Había días en que estábamos muy agotados, que habíamos grabado bajo el sol en lugares complicados como la selva de Tamaulipas con insectos, pero de repente nos mirábamos los dos y decíamos: ‘Vamos a echarle ganas y a sacar estas escenas’”, concluye.

no votos

que opinas

COMENTARIOS