¿Cómo sería la vida de Suri en la Cienciología?

Noticias

¿Cómo sería la vida de Suri en la Cienciología?

Conocedores de esta religión analizan las prácticas que podrían regir la vida de la hija de Tom Cruise y Katie Holmes si fuese criada en estas creencias.

Katie Holmes, Suri Cruise

Foto: The Grosby Group

Katie Holmes “siempre ha sido más católica que ciencióloga”  dijo una fuente a la revista People, y el deseo de tomar decisiones sobre la educación y la religión para Suri, de 6 años de edad, pueden haber influido en su petición por la custodia legal exclusiva.

Otras fuentes sostienen que la Cienciología no es un problema en la división. Tom Cruise, quien aún no ha respondido a la demanda de divorcio, es un cienciólogo desde hace mucho tiempo y defensor de la a veces polémica iglesia, y sus hijos mayores, Bella, 19, y Connor, de 17, se criaron en la Cienciología.

Entonces, ¿cómo es la vida de un niño que es criado en la iglesia? y ¿cómo sería la vida de Suri si se mantiene dentro de la Cienciología?

La influencia comienza temprano: los cienciólogos alientan a la mujer embarazada a tener un “nacimiento silencioso” para evitar que las emociones no deseadas y los miedos irracionales se graben en la mente subconsciente de un niño. Cruise dijo a GQ en 2006, “Es realmente sobre el respeto a la mujer. Uno quiere mantener las cosas lo más tranquilas que sea posible”.

Si bien la lactancia materna está muy bien, el fundador de la iglesia, L. Ron Hubbard, desarrolló personalmente una receta que consiste en agua de cebada, leche de vaca y jarabe de maiz, una bebida que se recomienda para los niños. Hubbard la recomienda como “una alternativa sana y natural para almacenar las fórmulas comerciales”, dice como portavoz de la Cienciología, Karin Pouw.

Después del nacimiento, los padres tienen una ceremonia de nombramiento para el niño. El niño es acogido por la congregación, sus padres y padrinos se comprometen a cuidar al niño, y les permiten elegir su propio camino en la vida.

“Todo tiene que ser positivo y abierto para que el niño pueda experimentar por sí mismo las situaciones, esto dentro de un ambiente de aprendizaje con pensamientos positivos y ambición”, dice un miembro de la iglesia de la Florida que ha estudiado con Cruise, y agregó: “Los niños nunca deben ser retenidos, ni se les debe de disuadir sobre cómo encontrar su felicidad. Los padres no deben ponerse en el camino de lo que un niño quiere hacer”.

De hecho, un manual de Cienciología establece: “Los niños no son perros. La dulzura y el amor de un niño se conserva sólo en la medida que pueda ejercer su propia autodeterminación”. Y en 1950, en su libro Dianética, Hubbard escribió, “Un niño necesita todo el amor y el afecto que pueda conseguir”.

Pero Poew, portavoz de la Cienciología, se opone a la idea de que los padres nunca digan un “no” a los niños.

“No es cierto que un niño puede hacer cualquier cosa que él o ella quiere hacer. Los padres, quienes son los cienciólogos, sin duda deben instruir a sus hijos en las cosas que pueden o no pueden hacer y, sin duda, podrían decir ‘no’”.

Cuando se trata de la educación de un niño, la Cienciología no cuenta con escuelas que enseñan la religión. Sin embargo, algunas escuelas públicas y privadas utilizan la “tecnología de estudio”, método de enseñanza desarrollado por Hubbard, quien promueve el aprendizaje práctico. (Hasta el momento, Suri ha sido educada en casa.)

Los niños mayores comienzan experimentando “auditorías confesionarias”, o “chequeos de seguridad”, una parte central de la Cienciología en la que los seguidores responden preguntas mientras están conectados a  un “E-metros”,  detectores de mentiras que trabajan usando los impulsos que circulan por el cuerpo.

De acuerdo con una reciente serie de artículos en el Village Voice y Paulette Cooper, autor del libro El escándalo de la Cienciología, los niños pueden comenzar  los “chequeos de seguridad” alrededor de la edad de Suri.

Pero hay cienciólogos que debaten el que niños tan jóvenes como Suri sean sometidos a la auditoría. “No es cierto que es una práctica habitual que los hijos de los cienciólogos comienzan los chequeos de seguridad a la edad de 6 años”, dice Poew.

Poew dice que ella no sabe de algún un niño de tan sólo 6 años que haya pasando por el proceso, aunque ella dice que no sería “anormal”, comparándolo con las confesiones en la iglesia católica que se inician a una edad temprana.

no votos

que opinas

COMENTARIOS