<i>The Campaign</i>: política sucia y puñetazos a bebés

Noticias

The Campaign: política sucia y puñetazos a bebés

Hablamos con Will Ferrell y Zach Galifianakis, coprotagonistas de esta comedia, sobre la ignorancia de los políticos y la importancia del voto latino.



Era cuestión de tiempo que Will Ferrell (Anchorman, Step Brothers) y Zach Galifianakis (The Hangover, Due Date), dos de los genios cómicos del cine actual, se juntaran a coprotagonizar una película. Finalmente lo han hecho de la mano del director Jay Roach (Meet the Parents) en The Campaign, que se estrena este viernes 10 de agosto.

La película llega en un momento crucial, a tres meses de las elecciones presidenciales en Estados Unidos, y si bien seguramente no vaya a afectar el resultado de los comicios, expone de forma tanto exagerada como hilarante el juego absolutamente sucio, la egomanía y la ceguera mental que tantas veces envuelve a la clase política.

"Estaría bueno que [la película] provocara una conversación sobre política entre adolescentes que sueles ver en los malls y centros comerciales, chicos que no suelen hablar de política", piensa Galifianakis, si bien tanto él como Ferrell tienen claro que el objetivo principal de la película es hacer reír. Cosa que logra con escenas como la del violento puñetazo en la cara a un bebé en plena campaña proselitista, por ejemplo.

Ferrell interpreta a Cam Brady, un congresista que lleva años en la escena política de su distrito en Carolina del Norte y está acostumbrado a ganar las elecciones por el simple hecho de presentarse sin rival. Su futuro se ve repentinamente amenazado ante la sorpresiva candidatura del inocentón Marty Huggins (Galifianakis), quien de política sabe lo mismo que George W. Bush de física cuántica, pero que con la ayuda de un hambriento asesor de campaña (Dylan McDermott) se convierte en una verdadera amenaza para Brady. La campaña a la que hace referencia el título será sucia, muy pero muy sucia.

Les preguntamos a ambos que harían sus personajes para seducir a los votantes latinos. Galifianakis respondió primero: "El voto latino en 2008 fue el causante de que Obama ganara en Carolina del Norte, es cierto… Desafortunadamente, [mi personaje] Marty Huggins nunca ha hablado con una persona hispana; necesitaría que alguien le diga cómo manejar esa situación."

Ferrell, por su parte, reflexionó: "Cam Brady probablemente tendría una idea horrible, como pasar sombreros a la comunidad latina para obtener votos".

Mientras Ferrell basó el personaje de Brady en políticos de larga trayectoria como el demócrata John Edwards, Galifianakis no miró hacia Washington para construir el suyo. "Es un personaje que hacía en la escuela secundaria al que llamaba 'el racista afeminado'. Solía hacerlo para mis amigos y acabó en una película con Will Ferrell, así que no está mal".

no votos

que opinas

COMENTARIOS