Ana Patricia: "No quisiera vivir nunca en la Mansión de la belleza"

Entretenimiento

Ana Patricia: "No quisiera vivir nunca en la Mansión de la belleza"

La nueva Nuestra belleza latina nos cuenta cómo han sido sus primeros días como reina y nos confesó que en la mansión de la belleza hay fantasmas

Ana Patricia González de Nuestra belleza latina
Foto: Tomada del Twitter de Armando Correa
Ana Patricia González, la mexicana de 23 años que el domingo pasado se ganó la corona como Nuestra belleza latina y que de paso se echó al bolsillo 250 mil dólares en premios, está feliz no sólo por haber ganado el concurso sino porque ya abandonó la Mansión de la belleza. Aunque muchos no lo crean, la joven estaba contando los días para salir de ese palacio lleno de lujos, pues según nos contó, allí pasan cosas muy extrañas que en más de una ocasión le pusieron los pelos de punta.

"No quisiera vivir nunca en la Mansión de la belleza. Aunque esa mansión era preciosa, ni regalada me quedo con ella porque allí asustan", nos confesó la nueva cara de Univisión. "Oímamos voces y gritos todo el tiempo, Fabiola vio una aparición, Tatiana se despertó una noche llorando y las chaperonas decían que estabamos locas".

REVIVE LOS MEJORES MOMENTOS DE NUESTRA BELLEZA LATINA

Pero Ana Patricia aseguró que de locas no tenían ni un pelo, sino que en realidad había fantasmas persiguiéndolas y no era el ogro de Osmel Sousa, más bien eran personajes del más allá.

"Un día estaba en la lavandería, eran como las 12 de la noche porque yo lavaba bien tarde y de repente escuché un grito de varias personas arriba y pensé que las niñas estaban gritando. Luego con Heydi escuchamos el mismo grito y cuando fuimos a ver, todas las muchachas estaban dormidas y nos quedamos en pánico. Allí había espantos".

Hoy ya más tranquila, esta mexicana que se ganó el corazón del público por su belleza y simpatía prefiere dejar esos malos recuerdos en un baúl, pero en pocos días tendrá que regresar a su casa en Ontario, California y empacar maletas junto a su esposo para mudarse a Miami.

"Sí así es, vamos a venirnos para Miami y pues con el dinero que me gané vamos a rentar un bonito departamento y pagar algunas de las deudas que tenemos con mi esposo", afirmó la nueva Nuestra belleza latina, quien tiene ahora miedo de enterarse de las nuevas deudas que su amado adquirió en estos meses para poder viajar cada semana a verla en el concurso.

"Con mi esposo teníamos algunas deuditas pero mi esposo no me quiere decir cómo se endeudó más, pues gastó mucho dinero haciendome propaganda y cartelones, y llamaba muchísimo y venía a visitarme".

Y al preguntarle sobre la rivalidad que hubo con las "cuatro fantásticas", quienes quedaron en los últimos lugares de la gala final, la bella mexicana aseguró que comparte la decisión del público y que aunque no les guarda rencor, si prefirió que su amiga Carolina haya sido la virreina.

"Me siento muy feliz y a la vez muy agradecida con el público que me brindó sus votos y que creyó en mí. Yo les digo que mi corona es su corona y ver a Carolina a mi lado en la final nos gusto mucho a ambas".

Y para evitar que Osmel o alguno de los jurados la critique, especialmente Osmel, la reina aseguró que además de desarrollar mejor sus talentos y dejar el nombre de las mujeres latinas en alto no piensa descuidarse con su apariencia, aunque ya se dio su primer gustito.

"Ayer fui a un restaurante mexicano y me comí unas enchiladas bien ricas, pero de aquí en adelante voy a comer muy sano para no tener problemas de salud y verme muy bien", concluyó la joven quien le envió un mensaje a todos los latinos que enfrentan problemas por la falta de una reforma migratoria y otras leyes como la de Arizona.

"Sobre esa ley se ha hablado mucho. No estoy muy informada del tema, pero si estoy muy triste y desilusionada porque los latinos que venimos aquí venimos a luchar y a ayudar a nuestras familias y por eso tenemos que seguir adelante sin perder la fe".

no votos

que opinas

COMENTARIOS