Alejandra Espinoza cuenta cómo mantiene el romance con Aníbal Marrero a distancia

Entretenimiento

Alejandra Espinoza cuenta cómo mantiene el romance con Aníbal Marrero a distancia

Desde sus primeros meses de vida, el pequeño se ha dedicado a viajar por doquier del brazo de sus padres.

Foto: The Grosby Group

Alejandra Espinoza, su esposo Aníbal Marrero y su bebé Matteo, de casi un año, ya son viajeros profesionales. “Matteo está tan acostumbrado a viajar. Se sube a un avión, me pide biberón y se duerme todo el vuelo. Físicamente puede no parecerse a mí pero en la forma de ser, es idéntico a mí. Mi esposo no pega un ojo en el avión y Matteo no importa si son siete horas de vuelo, ahí va dormido bien tranquilo”, cuenta la presentadora mexicana.

Alejandra Espinoza revela las pasiones de su hijo Matteo

Aunque por ahora Espinoza vive en Los Angeles con el bebé mientras que el coreógrafo y productor puertorriqueño trabaja en Miami, viajan a menudo a verse. “Aníbal está concentrado en Nuestra Belleza Latina y en Premio Lo Nuestro. Desde que decidimos tener a Matteo queremos cuidarlo nosotros. Cuando yo no cuido al niño, lo cuida él. Tenemos una persona que nos ayuda, sobre todo ahora que Aníbal está en Miami y yo en Los Angeles", añade la presentadora de La Banda, que pronto regresa a la pantalla de Univisión.

5 lecciones de Alejandra Espinoza como mamá

La distancia no es problema, según ella, para mantenerse enamorados y conectados. “Hacemos Facetime todo el día. Nos vemos más cuando estamos separados que cuando estamos juntos. Aníbal se desespera y tiene ganas de verme y de ver al niño. Matteo agarra el teléfono como si supiera. Está acostumbrado a hacer Facetime porque Aníbal hace mucho Facetime con su mamá en Puerto Rico y él conoce perfectamente a su abuela. Mi suegra le enseñó el ‘Que linda manita’. Las redes sociales y esta tecnología nos ayuda muchísimo a mantenernos cerca de la familia”, concluye la primera reina de Nuestra Belleza Latina

SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN

no votos

que opinas

Artículos Relacionados:
COMENTARIOS